17.07.21
Cine _ Estrenos

Crítica: Till Death, por Joaquín Chazarreta

“I was dragging around that lifeless corpse of yours long before you put a bullet in that deranged head of yours.”

Más que ninguna otra, esa línea de diálogo resume a la perfección el conflicto de la protagonista de Till Death. Encarnada por una competente y comprometida Megan Fox, Emma se encuentra presa al interior de un matrimonio sin vida, atada “hasta la muerte” a un hombre al que ya no ama y al que, por su desagradable forma de ser, no entendemos cómo pudo haber amado. Más temprano que tarde, el ingenioso guion de Jason Carvey se encarga de manifestar físicamente ese eslabón podrido, y eleva así la apuesta para la pobre Emma: ya no será sólo su felicidad la que penda de esa asfixiante atadura, sino también su propia vida.

Sin ánimos de adelantar mucho más de la trama (sobre todo, teniendo en cuenta que de sus giros argumentales se desprenden algunas de las sorpresas más gratas del film), podemos decir que el cruel marido de la protagonista, Mark (Eoin Macken), decide jugarle una muy mala pasada y acaba con su vida esposado, valga la literalidad, a su esposa. Una elaborada y sádica vendetta que no termina allí y que involucra, entre otras cosas, la llegada de más de un invitado a la fría y remota casa vacacional en que se desarrolla la mayor parte del relato.

Pocos personajes, una sola locación, una única intérprete de renombre… sí, adivinaron, Till Death no es una película “grande” en lo que respecta a su presupuesto o despliegue de producción, pero sí lo es en términos de la audacia y la seguridad que exhibe, de su ambición para montar una narrativa con escasos elementos y mucha imaginación, y para sostenerla en el tiempo sin descuidar el ritmo, caer en dilataciones innecesarias o dejar de entretener. Por otro lado, y obviando la analogía un tanto subrayada de su premisa, Till Death no sobreexplica, no subestima a los espectadores como buena parte del cine comercial actual y confía en su propia elocuencia. Para colmo, es la primera película de su director, S.K. Dale, lo que sin dudas enaltece tales méritos, ya de por sí extraordinarios hoy día.

En efecto, con un guion de hierro, un notable manejo de la tensión y una admirable habilidad para jugar con las expectativas del público y revertirlas, Till Death demuestra que, si de las limitaciones nace la creatividad, entonces este apasionante thriller de supervivencia ha dado a luz más de una vez. En este sentido, sólo lamento que no se haya limitado un poco más con la cantidad de planos de su final y que no haya concluido con el anteúltimo de ellos: ese que, tras el renacimiento de la heroína, clausuraba el relato con una sutileza cargada de sentido, circularidad y hasta cierta poesía. Es entendible, sin embargo, que se haya sucumbido a la tentación de bajar el telón con una imagen cenital (divina) de la protagonista: victoriosa, sonriente y, sobre todo, libre.

calificacion_4

 

 

© Joaquín Chazarreta, 2021 | @JMChazarreta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Estados Unidos, 2021)

Dirección: S.K. Dale. Guion: Jason Carvey. Elenco: Megan Fox, Eoin Mackey, Callan Mulvey. Producción: Jefrey Greenstein, David Leslie Johnson-McGoldrick, Jana Karaivanova, Jariv Lerner, Tanner Mobley, Les Weldon, Jonathan Yunger. Duración: 88 minutos.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.