15.10.20
Cine _ Estrenos

Crítica: Tomando estado (Cine.Ar), por Matías Orta

Argentina suele atravesar grandes crisis políticas y sociales, y los cineastas siempre están allí para captarlas a través de documentales o ficciones. La de diciembre de 2001 dio pie a varias películas, como Buena vida delivery, de Leonardo Di Cesare; Luna de Avellaneda, a cargo de Juan José Campanella, y La odisea de los giles, dirigida por Sebastián Borensztein.

Tomando estado transcurre en 2001, antes de que el país explote, aunque se palpita un clima de malestar. Pero si bien no elude las escenas dramáticas, tiene importantes cuotas de humor.

Carlos (Germán de Silva) forma parte de Coopelec, una cooperativa eléctrica de un pueblo del interior de Buenos Aires. Entre sus compañeros de trabajo, su mano derecha es Nicola (Sergio Podeley), un joven fanático de la revista Nippur Magnum y un hábido contador de historias. Ambos cumplen con su trabajo lo mejor que pueden, bajo las circunstancias que les tocan, pero las vidas de cada uno están en una encrucijada. Carlos recibe un llamado de viejos amigos de militancia peronista y debe decidir si acudirá. En tanto, Nicola entabla relación con Victoria (Verónica Geréz), una columnista de radio que llegó de Capital Federal.

El director Federico Sosa venía de realizar la comedia con amigos Yo sé lo que envenena, el documental Contra Paraguay y otra comedia sobre la amistad, Tampoco tan grandes. En Tomando estado alcanza una madurez visual y narrativa. Logra la combinación perfecta entre humor y seriedad para contar las vicisitudes de un grupo de sobrevivientes, de luchadores cotidianos que se esfuerzan por ser felices -o por recibir menos palazos-  aun cuando el contexto no los ayuda. 

Sosa también acierta al presentar la escalada de la crisis mediante determinados detalles: noticias televisivas y radiales, y sobre todo, mediante las inquietudes de los personajes. Algunos sufren por el futuro laboral, algunos pretenden una salvación mediante la casa de lotería, otros se dedican al robo de líneas telefónicas. También se vislumbra la tensión creciente entre personajes de diferente estatus.

El siempre excelente Germán de Silva interpreta a un veterano del trabajo, de la vida, capaz de enfrentarse a un representante de Luz y Fuerza y a alguna amenaza ocasional, pero que no puede evitar que todo a su alrededor se vaya desmoronando; de hecho, su esposa lo convence de seguir al hijo de ambos, que vive en España. Sergio Podeley encarna a un  antihéroe similar al que hizo en Yo sé lo que envenena, con su extravagancia y sus conflictos sentimentales, pero posee personalidad propia y una humanidad que lo convierte en ese amigo entrañable que todos querrían. Verónica Geréz (protagonista de Cómo funcionan casi todas las cosas, de Fernando Salem) hace de una muchacha urbana, de carácter, que es mucho más que el interés romántico de Nicola: lo incentiva a crecer, a torcer su destino dentro del pueblo. Federico Liss, también de Yo sé lo que envenena, compone a otro personaje igual de impulsivo -y de querendón- que el de aquella película. También se destacan, en sus breves intervenciones, Chang Sung Kim, Malala Olivares, Martina Garello, Pasta Dioguardi y Elvira Onetto. 

Tomando estado es un estupendo ejemplo de cómo hablar de un país al borde de una hecatombe sociopolítica, desde el punto de vista de los personajes, y confirma a Federico Sosa como un especialista en historias de argentinos de la Argentina del siglo XXI.

 

 

© Matías Orta, 2020 | @matiasorta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Argentina, 2020)

Guion y dirección: Federico Sosa. Elenco: Germán de Silva, Sergio Podeley, Verónica Geréz, Chang Sung Kim, Federico Liss, Elvira Onetto, Malala Olivares, Emilio Bardi, Dario Levy, Ramiro Vayo, Javier Niklison, Rafael Solano, Pasta Dioguardi, Martina Garello, Sergio Minore, Juan Diego Icardona, Carlos Canosa, Ramiro Vayo, Claudio Torres, Hector Bordoni. Producción: Estela Roberta Sánchez, Federico Sosa. Duración: 83 minutos.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.