22.12.13
Blu Ray - DVD _ Cine

Depredador 3D (Edición Limitada)

(Estados Unidos, 1987)

Dirección: John Mc Tiernan. Guión: Jim Thomas y John Thomas. Elenco: Arnols Schwarzenegger, Carl Wheaters, Kevin Peter Hall, Bill Duke, Jesse Ventura, Shane Black, Elpidia Carrillo. Producción: John Davis, Lawrence Gordon y Joel Silver. Duración: 107 minutos.

Podría escribirse mucho sobre el film Depredador, gema ochentosa con Arnold Schwarzenegger, pero la filmografía de John McTiernan sale a la luz espontáneamente cada vez que vemos un film de este gran y olvidado cineasta.

Hace diez años que no dirige un film, lo hizo en once oportunidades de las que con solo mencionar seis (Depredador, Duro de Matar, La Caza al Octubre Rojo, la inmensa El Último Gran Héroe, Duro de Matar 3: La Venganza y El Caso Thomas Crown), podemos darnos una idea de la aptitud del neoyorquino detrás de las cámaras. Sus films están realizados íntegramente para ser vistos en una gran pantalla de cine (suerte personal que he tenido), estructura de la que se carece hoy en día. Un final como el que le toca tener a Hans Gruber en Duro de Matar, considero que difícil podría generar la misma adrenalina en otro contexto que no sea una gran sala.

La relación de McTiernan con la música no es casual, permite guiarnos con hits como “Long Tall Sally” de Little Richard en la secuencia de inicio de Depredador, cuando el regimiento de soldados -como enApocalypse Now– se traslada en helicóptero hacia una jungla (no de cristal) dentro de la que encontrarán a un enemigo inesperadamente superior y fantástico.

Los villancicos navideños de Duro de Matar, como “Let it Snow! Let it Snow! Let it Snow!”, denotan su pasión por el clan conformado por Dean Martin, Sammy Davis Jr. y Sinatra, donde también resuenan “Jingle Bells” o la Novena Sinfonía de Beethoven, utilizada además al retomar la saga en su segunda secuela. De esta última, “Summer in the City” es interrumpida abruptamente ante un estallido terrorista, y en las subsiguientes remakes de films como El Caso Thomas Crown y Rollerball, del lamentable director Norman Jewison, puso en evidencia de nuevas generaciones la hermosa versión de “Sinnerman”, interpretada por Nina Simone, junto al surrealismo de Magritte, por quien también podemos sacarnos el sombrero en reverencia y luego escuchar o bailar el remix en Miami Vice.

Depredador, en su versión 3D recientemente lanzada al mercado, ofrece una variante inusitada, la quita de grano original para un film que debería tenerlo ya que fue concebido así, en fílmico, para dar lugar a otros efectos visuales como la asombrosa profundidad de campo generada. La sensación de inmersión dentro de la jungla es notoria, veremos vegetación que casi roza nuestro sentido de la vista al momento de los movimientos bruscos de la cámara. Ejemplos negativos fueron la conversión a digital de Patton (extracción de grano) y la reconversión a 3D de Yo, Robot (automática vía software), dos ediciones en blu ray olvidables.

El mix de sonido 5.1 DTS-HD Master de la edición no es abrumador salvo en las escenas en las que la troupe ametralla por doquier al invisible depredador. La edición británica limitada en blu ray denominada “Ultimate Hunting Trophy” viene acompañada de un busto del depredador muy bien diseñado, de tamaño real, y con la posibilidad de extraer la máscara para deleitarse con el colorido rostro del guerrero extraterrestre.

Revisitar films como Depredador en años en los que lo digital prevalece frente a lo artesanal constituye una experiencia digna para reencontrarse con ese cine de los ochenta que tantas satisfacciones nos ha dado. Poniéndome un tanto sentimental, recuerdo haberla visto en continuado junto a otra gema (La Mosca), en el cine Rivas de Parque Patricios (hoy un templo evangelista), cuando -rezagado por mi edad- era la única manera que tenía para ver una “prohibida para 16 con reservas”. Un recuerdo glorioso…

delorenzo@asalallenaonline.com.ar

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.