22.01.14
Blu Ray - DVD _ Cine

El Último Emperador 3D (Edición Limitada)

(China/ Italia/ Reino Unido/ Francia, 1987)

Dirección: Bernardo Bertolucci. Guión: Bernardo Bertolucci, Mark Peploe. Elenco: John Lone, Joan Chen, Peter O’Toole, Victor Wong, Ryuichi Sakamoto. Producción: Jeremy Thomas. Duración: 163 minutos.

El dilema de una remasterización y conversión a 3D…

En épocas cercanas a una nueva entrega de los devaluados premios Oscar siempre es gratificante reencontrarse con alguna obra que obtuviera el preciado galardón; este es el caso de El Último Emperador.

Recuerdo haber accedido al estreno de esta obra maestra del director italiano Bernardo Bertolucci en el Cine Gaumont, tiempo atrás, cuando contaba con platea y pullman (luego se convirtió en un menjunje de multisalas). En aquella época, la sala conservaba una pantalla ancha con sus extremos cóncavos al mejor estilo Cinemascope, confiriéndole una grandeza tal al evento cinematográfico que, para un caluroso sábado por la tarde, resultó siendo una experiencia inolvidable. Como describe David Thompson en una nota contenida en el folleto de la edición de Criterion Collection: “¡Cómo un film sobre China podría no ser otra cosa que enorme!”.

Tal vez otras experiencias imborrables, si la memoria no me falla, podrían ser las de descubrir en fílmico a David Lean con la épica del aniversario de Lawrence de Arabia, la reposición de Lo que el Viento se Llevóen el ex Cine Metro (hoy convertido en un espacio de espectáculos de tango para turistas), o Casablancaante el acontecimiento del 75° Aniversario de la Warner Bros. presentado en la cadena Hoyts, junto a una espléndida selección conformada por El Exorcista, La Llamada Fatal, La Pandilla Salvaje, Rebelde sin Causa y Blade Runner.

Respetando la lógica de las efemérides cinéfilas, en este caso el aniversario número 25° del estreno de El Último Emperador, Bertolucci decidió exhibir una copia restaurada en digital 4K (cuádruple de la resolución del formato blu-ray), convertida a 3D (aunque no sea su preferencia la de filmar en este formato) y con la pista de sonido remasterizada a 5.1 canales (originalmente fue presentada en cines en Dolby Stereo). Esto aconteció en el pasado Festival de Cannes (lugar donde se presentó originariamente en calidad de estreno mundial en la ceremonia inaugural de 1987), en la sección “Cannes Classics”, y según las suspicaces palabras del director: “el film debía cumplir con un destino”. Precisamente por ello, su posterior proyección en el Chinese Theatre de Hollywood permitió completar el círculo.

El Último Emperador contó con algo ya extinto en la industria del cine, “un mecenazgo”, el de Jeremy Thomas, legendario productor independiente y multinacional comparable con Saul Zaentz, quien se atrevió a apostar a obras de directores hoy “destacados”, como fueran los ingleses Stephen Frears y Nicolas Roeg (DF devenido en director), el húngaro Peter Medak, los japoneses Nagisa Oshima con Feliz Navidad, Mr. Lawrence y Takashi Miike (13 Asesinos, Hara-Kiri: Death of a Samurai), el canadiense David Cronenberg (Festín Desnudo, Crash, Un Método Peligroso), el alemán Wim Wenders (Pina), y el norteamericano Jim Jarmusch con su reciente Only Lovers Left Alive.

El Último Emperador narra la vida de Pu Yi, quien tomó el trono a los tres años de edad y tuvo que vivir en la Ciudad Prohibida de Beijing, lugar con quinientos años de antigüedad dentro de la que pudo filmarse por primera vez para este film. El Último Emperador puede considerarse como una de las últimas películas donde los extras no eran simulados y multiplicados con soft de computadoras. Esta calidad de artesano, en la actualidad, se ve manipulada digitalmente para concebir una variante a la muerte del fílmico (hoy bien actual tras la noticia de que Paramount deja de distribuir en ese formato) y la conversión a la tridimensionalidad. Sin embargo, a diferencia de otros ejemplos, en este caso particular se contó con la presencia del DF original, Vittorio Storaro, para supervisar la corrección del color.

Como para entender un poco acerca del proceso de restauración, se comienza con la conversión a digital a partir del negativo original del film, de este se realiza un escaneado (en la actualidad a 4K) y con el material ya procesado en digital se pasa al “maquillaje” (eliminación de rayas, suciedad, corrección del color) y posterior conversión vía software de dos a tres dimensiones. En una entrevista realizada por ScreenDaily a Jeremy Thomas, éste describe que en la revisión del film en 3D vieron cosas que originalmente pasaron por alto y tuvieron que quitarse digitalmente, como es el caso de edificios o grúas. También resultó todo un desafío el tema de remasterizar la espléndida banda sonora compuesta entre Cong Su, Ryuichi Sakamoto (Feliz Navidad, Mr. Lawrence, Tacones Lejanos, Femme Fatale), y el multifacético David Byrne (compositor y cantante de Talking Heads). Espléndida banda sonora compilada por Hanz Zimmer de la que conservo el vinilo en mi colección personal. Como particularidad, el lado “A” contiene la selección de canciones compuestas por Sakamoto y el “B” las de Byrne.

Acerca de la edición en formato Blu-Ray 3D (1080p).

Una de las primeras ediciones en blu-ray del film fue la presentada por el excelente sello Criterion, característica por la impecable selección de títulos incluidos en su catálogo y la calidad de extras (no comerciales) que suelen recopilar.

En cambio, la reciente edición de origen italiano lanzada al mercado y a la que me dedico en esta nota, no posee extra alguno con excepción de ambas versiones 2D y 3D estereoscópico (creación de profundidad a partir de elementos visuales), las dos en proporción de formato original 2.35:1 scope. A diferencia de otras remasterizaciones, se respeta el grano original del fílmico en su conversión a digital. El agregado del efecto 3D en esta edición en particular es muy importante: por más que el film no haya sido concebido así originalmente, la sensación de profundidad frente a objetos que se entremezclan con los movimientos de cámara es notable, como por ejemplo la escena del ritual de la coronación en el patio imperial de la Ciudad Prohibida o la de la consagración del divorcio en contraposición con “El Vals del Emperador” de Johann Strauss, ejecutado entre las columnas del palacio.

La edición cuenta con la opción de seleccionar entre subtítulos y pista de audio DTS 5.1 HD de alta resolución (no MASTER AUDIO sin compresión como sí contenía la edición de Criterion), en inglés o italiano. El disco blu-ray es de Región B, por lo que se debe contar con un reproductor de la misma región o multiregión para poder ser utilizado.

En conclusión, a diferencia de films que recurren a herramientas digitales con la finalidad de parecer “viejos y gastados”, como los grindhouse de Tarantino y Rodriguez, obras como El Último Emperador y muchas otras, encuentran en la tecnología la posibilidad de alcanzar otras metas no consideradas al momento de la realización original. Ver al recientemente fallecido Peter O’Toole en una de sus mejores interpretaciones y en 3D, ¡es casi como verlo vivo y en persona!

Sólo queda el sentimiento de añoranza por estos magníficos films que no volverán a realizarse nunca más como consecuencia de la muerte progresiva del fílmico. La sensación de contar con  la posibilidad de revisitarlos -aunque sea maquillados gracias a las nuevas tecnologías- es comparable a buscar un grillo bajo el trono del emperador y reencontrarlo, a pesar del tiempo transcurrido…

delorenzo@asalallenaonline.com.ar

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.