15.10.16
Adelantamos _ Cine

Crítica: Maggie’s Plan, por Jose Luis De Lorenzo

(Estados Unidos, 2016)

Dirección: Rebecca Miller. GuiónKaren Rinaldi, Rebecca Miller. Elenco: Ethan Hawke, Greta Gerwig, Julianne Moore, Bill Hader, Maya Rudolph, Travis Fimmel. Producción: Damon Cardasis, Rachael Horovitz, Jonathan Shoemaker. Duración: 98 minutos. 

Más de diez años atrás, Intimidades (Personal Velocity: Three Portraits, 2002), un film que rompía cánones, pasó desapercibido. Rebecca Miller, directora e hija del dramaturgo Arthur Miller, continuó su carrera cinematográfica con obras arties que disminuyeron la apreciación que podía tenerse hacia su trabajo. Su vuelta con Maggie’s Plan (2016) es triunfal, no sólo porque concreta un proyecto ambicioso con una mirada sarcástica, adulta y divertida acerca de la relación en pareja, como en los mejores ejemplos de comedias dramáticas, sino también porque la utilización de un timing perfecto y la efectividad de los diálogos generan un efecto por demás deseado y que no siempre puede concretarse: hacer reír constantemente al espectador.

Lejos de obras de crítica y toma de consciencia social, el film de Miller se presenta como una mirada fresca a un matrimonio de escritores, interpretados por Ethan Hawke y Julianne Moore, en el que irrumpe una tercera, Maggie (la genial Greta Gerwig). El tono no se desvía de la línea de Manhattan (1979) de Woody Allen, de hecho la película está filmada en esa locación; asimismo recuerda a Frances Ha (2012) y la reciente Mistress America (2015), de Noah Baumbach, que también tenía a Gerwig como eje narrativo (la actriz ya se ha convertido en una especie de elemento distintivo de este tipo de films centrados en la neurosis del vivir en la gran ciudad, con todas sus características asociadas).

Maggie tiene un plan (o varios), y utiliza la manipulación encubierta para poder concretarlos; entre ellos se encuentran la maternidad, cuestión que parece el motivo principal del film pero que luego pasa a un segundo plano, cuando se produce un quiebre promediando la narración. En el film se posiciona a la mujer (Moore y Gerwig) en un lugar muy superior al hombre (Hawke), quien es manipulado en sus sentimientos y llevado de las narices por la sociedad que terminan conformando su actual pareja y su ex. Entre otros temas secundarios, se presentan la competencia laboral entre sexos opuestos, el bloqueo de autor y la crianza compartida de hijos de distintas madres.

Maggie’s Plan también trata temas como la fertilidad y la maduración a través de la alegoría. En la historia nos encontramos con un hippie inmaduro -de manera no azarosa- que produce conservas de pickles (elemento fálico), que deben fermentar y madurar en un envase sellado: también Maggie condena a los hombres al hermetismo durante el film, a la espera de su maduración.

calificacion_4

© Jose Luis De Lorenzo, 2016 | @josedelo

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Crítica original, en nuestra cobertura de la 66º Berlinale.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.