27.10.20
Dossier _ Películas

Una (re)visión de la filmografía completa de The Marx Brothers, por Fredy Friedlander

Minnie Schoenberg, nacida en Alemania, tuvo seis hijos varones, de los cuales el mayor (Manfred) murió con apenas tres años. Se casó con el sastre francés Simon Marx y los restantes cinco hijos, alentados por ella, estuvieron en algún momento vinculación con la industria del espectáculo.

A partir de 1910, los cuatro mayores incluyendo a Gummo actuaron en teatros de vaudeville y siguieron haciéndolo hasta la llegada del cine sonoro. Dos de sus obras teatrales se transformaron en sus primeras dos películas: The Cocoanuts (1929) y Animal Crackers (1931), donde ya no estaba Gummo sino Zeppo, el menor de los hermanos.

Los hermanos Marx serían cuatro hasta la quinta película inclusive (Duck Soup, de 1933). De ahí en más su número se reduciría a tres, protagonizando juntos un total de trece largometrajes.

Groucho, menor que Chico y Harpo (todos nombres para el espectáculo), fue sin duda la figura descollante.  En uno de sus libros, “Groucho and Me”, revela, sin decirlo explícitamente, su cariño particular y preferencia por Harpo. También hace hincapié en el aliento permanente que recibieron de su madre.

Antes de pasar al análisis por separado (y recomendaciones implícitas) de sus largometrajes, cabe señalar algunas cuestiones centrales y/o curiosidades de su obra cinematográfica.

Al inicio, sobre todo, sus películas pecaban de un exceso de números musicales, incluyendo generalmente una pareja central de cantantes.  Ello es entendible por el origen teatral de sus primeros films, pero puede volverse irritante.

La música además está presente a lo largo de toda su obra, ya que inevitablemente en algún momento Chico tocará el piano mientras que Harpo hará lo propio con el arpa. Según indica Groucho, Chico y Harpo de pequeños querían aprender a tocar el piano pero, por cuestiones económicas, sólo el mayor (Chico) accedió a clases pagas.

En ninguno de los trece largometrajes se lo escucha hablar a Harpo y muchas de las mejores escenas son aquéllas en que, en una especie de “oficio mudo”, logra con gestos y una especie de “trompeta” explicarle algo a  Chico.

Groucho en su autobiografía señala que “el único genio que conocí en mi vida se llama Irving Thalberg”. Fue el marido de Norma Shearer y falleció muy joven  a los 37 años. Thalberg llego a decirle a Groucho que tanto The Cocoanuts como Duck Soup son divertidas pero no son películas. No tratan sobre nada. “Voy a hacer una película con la mitad de carcajadas, pero con una historia que tenga pie y cabeza”, se propuso. Y al terminar el contrato con Paramount se los llevó a MGM, donde las siguientes dos películas fueron A Night at the Opera y A Day at the Races, que según afirma Groucho están entre los mejor de su producción.

CICLO PARAMOUNT (1929-1933)

En su inicio, los largometrajes fueron producidos en los estudios de la Paramount y desde el principio fueron todos sonoros. A continuación, los rasgos esenciales de esos cinco títulos.

The Cocoanuts (1929) fue codirigida por Robert Santley y James Florey, resultando una transposición a la pantalla de la exitosa obra teatral que los hermanos presentaron en 1925 en Broadway. Típico film de género con música de Irving Berlin, transcurre en el Hotel Cocoanut (estado de Florida) en épocas del boom inmobiliario. El establecimiento de 600 habitaciones tiene el problema de que los inquilinos no pagan su estadía, salvo Mrs Potter. Quien la interpreta es Margaret Dumont, habitual e idónea protagonista de los films de los Marx Bros. Groucho es el responsable inmobiliario del Hotel, siendo una de las poco logradas escenas la de una fallida subasta. Key Francis también actúa en una trama que gira alrededor de un collar robado.

Animal Crackers (1930), otra remake teatral, está dirigida por Victor Heerman y tiene nuevamente a Margaret Dumont en un rol importante como Mrs. Rittenhouse, la dueña de una lujosa mansión. Hasta allí llega el Capitán  Jeffrey Spaulding (Groucho), un explorador africano acompañado de aborígenes y su secretario Horatio (Zeppo). El tema del “collar” es aquí sustituido, de alguna manera, por un cuadro famoso. Al igual que en la anterior predominan los temas y coreografías musicales, que distraen un poco de una trama poco sustanciosa. A destacar en el rol del mayordomo, tantas veces por él interpretado en el cine, a Robert Greig. Y también la presencia de Lillian Roth, que Susan Hayward inmortalizó en I´ll Cry Tomorrow.

Monkey Business (1931), de Norman Z. McLeod es la primera película en la que los nombres de los personajes coinciden con los de los actores. La mayor parte de la acción transcurre en un transatlántico donde los cuatro son polizones y evitan ser descubiertos, con  Chico y Harpo como barberos. Groucho se esconde en el camarote de un delincuente, que lo contrata al igual que a su hermano Zeppo como guardaespaldas. Cuando llegan al puerto de Nueva York, el problema de los cuatro son los pasaportes (escena muy divertida donde Zeppo intenta pasar por Maurice Chevalier). El último tercio del film es más convencional con peleas de bandas de gangsters. A señalar la buena actuación de la atractiva Thelma Todd, actriz que fallecería en un auto envenenada con monóxido de carbono posiblemente por gangsters, a la edad de 30 años.

Horse Feathers (1932), también de Norman Z. McLeod, se inicia cuando Quincy Adams Wagstaff (Groucho) asume como Presidente del Huxley College, donde también estudió. Su hijo Frank (Zeppo) también cursa allí y el “turbio” objetivo del padre es que se reciba. Frank sale con una viuda (nuevamente Thelma Todd), quien en la escena final protagonizará una cómica situación. Parte importante del film tendrá que ver con un torneo de fútbol americano y con la contratación errónea, por parte de Wagstaff, del perrero Pinky (Harpo) y el vendedor de hielo Baravelli (Chico). Una vez descubierto el error, el Presidente del Colegio les encarga secuestrar a dos jugadores. La mejor escena transcurre en un bar con la palabra “Swordfish” como contraseña.

Duck Soup (Sopa de ganso) es la última con el estudio Paramount (1933). Como afirma Groucho en uno de sus libros: “por primera vez en nuestra carrera cinematográfica, estamos trabajando con un director superior, Leo McCarey, un hombre agradable y un buen borracho (drunk)”. Y agrega “Margaret Dumont, ausente en dos películas, ha regresado con nosotros”. Finalmente señala que “no fue nuestro mayor éxito de boletería pero claramente una de las mejores que hemos hecho”. Coincidimos totalmente con los comentarios de Groucho, cuyo personaje nuevamente adopta un nombre exótico (Rufus T. Firefly). La rica viuda Gloria Teasdale (Dumont) obliga al gobierno de la ficticia Freedonia tomar sus servicios como primer ministro. Será él quien declare la guerra a Sylvania (otro país imaginario) y las escenas bélicas son notablemente graciosas (bombas tipo grandes balas, moto y su sidecar, caballo durmiendo en la cama, etc). Pero hay una escena anterior memorable, que podría llamarse de los “espejos”, donde Groucho se enfrenta a su imagen (Chico y Harpo – Chicolini y Pinky – disfrazados con bigote) y que culmina con sombreros (se la dejamos al lector). Aun siendo cierto que el “gag” del espejo ya fue usado por Max Linder y sin desmerecer al cómico francés, los logros en “Duck Soup” son extraordinarios.

CICLO MGM (1935-1941)

Compuesto por cuatro films, es sin duda el más exitoso comercialmente y con otros dos grandes títulos, filmados a mediados de la década el ’30 y ambos dirigidos por Sam Wood.

A Night at the Opera (1935) fue un gran éxito comercial, marcando el primero en que ya eran tres los hermanos (sin Zeppo). La acción se inicia en Milán, cuando Mrs. Claypool (M.Dumont) contrata a Otis B. Driftwood (otro de esos curiosos nombres de Groucho) para que la ayude a entrar en sociedad. Este es contactado por el empresario musical Gottfried (Sig Rumann) y convence a Mrs Claypool para llevar a un célebre tenor a la Opera de Nueva York. El viaje en barco a los Estados Unidos (nuevamente de polizones) dará lugar a la escena probablemente más famosa de la filmografía de los Marx Bros. Transcurre en el estrecho camarote de Driftwood adonde ingresarán mucamas, mozos, manicura, electricistas, un ingeniero experto en reparaciones  y hasta una mujer buscando a su tía Minnie (nombre de la madre de los Marx), además de Fiorello (Chico) y Tomasso (Harpo).  La parte final es igualmente cómica durante la representación de Il Trovatore. Lo único que no está a la altura del resto es una historia de amor entre una joven soprano y dos tenores. Pero sin duda “Una noche en la Opera” es un must dentro de la filmografía de los Marx.

A Day at the Races (1937)  podría decirse que cierra una trilogía de lo mejor de su carrera. La trama es quizás la más compleja hasta ahora, al contar con numerosos personajes y un elenco multitudinario. Maureen O’Sullivan (Judy) es la directora de un sanatorio que descubre a través de su empleado Tony (Chico) que un banquero (Douglas Dumbrille) está procurando controlar la institución. Será el doctor Hugo Z. Hackenbush (Groucho), con ayuda de Mrs. Upjohn (M. Dumont), quienes logren desbaratar el intento. Lo harán ganando una carrera de caballos en que Stuffy (Harpo) será uno de los jockeys. Mientras que Sig Rumann compone a un verdadero médico, Groucho simula serlo cuando en realidad es un veterinario. Hay escenas musicales con actores negros incluyendo a la debutante Dorothy Dandridge, luego célebre en Porgy and Bess, y una muy cómica en que Harpo destroza un piano.

At the Circus (1939), de Edward Buzzell, un realizador menor de MGM, marca una declinación que se acentuaría en los siguientes años. Groucho es el abogado J.Cheever Loophole, quien, para evitar que sus dueño pierda la propiedad del circo, le roba a la tía rica (M.Dumont) de este. Vemos muchos animales: leones con jaulas abiertas, elefantes y un hombre disfrazado de gorila. Anécdota real: debieron buscar otra piel para cubrir al actor (gorila) y lo único que encontraron fue la de un orangután. Pero como relata Groucho, este simio es más pequeño, lo que se nota en el film.

Go West (1940), del mismo director de la anterior, es algo mejor principalmente en la parte final cuando hay una persecución de trenes (algo similar a The General de Keaton). Cuando se quedan sin carbón, los hermanos comienzan a desmantelar los vagones de madera para usarla de combustible. Groucho aquí es S. Quentin Quale, nombre para variar extravagante.

The Big Store (1941) de Charles Reisner es un musical dentro de una gran tienda, donde incluso Groucho canta. Él es un detective privado (Wolf J. Flywheel) contratado para proteger a un cantante y reciente heredero del comercio. Buen reparto (M.Dumont, Virginia Grey, D. Dumbrille). Tony Martin se luce cantando “Tenement´s Symphony” y hay divertidas persecuciones en patines.

OTROS ESTUDIOS (1938-1949)

Room Service (1938), de William A. Seiter, es el único film rodado en los estudios RKO y se intercala entre los films de MGM. Película atípica ya que resulta ser una fallida adaptación de una obra teatral, y por una vez y debido a dicho origen, el nombre del personaje de Groucho (Norman Miller) no es estrambótico. Miller es un productor teatral que necesita un éxito de taquilla, lo que logra finalmente. Lucille Ball y Anne Miller actúan por primera y única vez con los hermanos.

A Night in Casablanca (1946), de Archie Mayo, implicó cambio de estudio (United Artists) y fue  la mejor de la década del 40. El guion estaba inicialmente  inspirado en la película de Michael Curtiz, pero al final poco queda en esta parodia. Groucho (Kornblow) es el nuevo gerente del Hotel “Casablanca”, cuyos tres directivos, que lo precedieron, fueron asesinados. Hay una trama que involucra a ex nazis, uno de los cuales (Sig Ruman) usa otro nombre y una peluca. Harpo es quien tiene mayor protagonismo. La escena final transcurre en un avión, cuya caída no produce víctimas.

Love Happy (Locos de atar), de Davis Miller fue la última película pero con Groucho en papel menor (nunca se junta con sus hermanos). Harpo nuevamente es quien lidera el elenco, con una trama en que un collar de diamantes de los Romanoff va cambiando de mano. Vera-Ellen baila muy bien mientras  que la pulposa húngara Ilona Massey seduce a Groucho. Una breve escena al final tiene a Marilyn Monroe visitándolo. Fue producida en 1949 por United Artists y una pálida despedida de los célebres hermanos.

 

© Fredy Friedlander, 2020 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.