28.05.20
Directores _ Entrevistas

Entrevista a Alejandro Montiel, director de “La Corazonada”

Alejandro Montiel, luego de Perdida, vuelve sobre el personaje de la detective Pipa interpretado por Luisana Lopilato, en La Corazonada. Una precuela que muestra su tránsito de oficial a detective en la fuerza policial.

¿Cómo es trabajar con una precuela, en este caso la de Perdida (2018), si tenemos en cuenta que no es habitual en el cine argentino?

No es habitual en el cine argentino pero en el mundo sí, es un procedimiento habitual y creo que tiene que ver más con que la narrativa es universal. Acá trabajamos en una historia, la de Pipa (Luisa Lopilato) y en cómo se abre camino en la fuerza policial, pasa de ser un oficial a una detective que investiga un caso junto a Juanes (Joaquín Furriel), un detective veterano. El thriller o el policial son géneros universales, más allá de la idea de precuela, secuela y demás. Ahora estoy trabajando en un thriller psicológico, que tampoco es habitual en nuestro cine pero me parece que tenemos que animarnos a romper un poco con esas trabas:

que si es más de Holywood o si es más de autor. Por ejemplo, de Shakespeare nadie dice “es muy inglés” porque claro, es universal su literatura. 

Trabajar con el thriller demanda ciertos desafíos, como esquivar el cliché o lugares muy comunes. ¿Cómo trabajaron el guión desde el género? 

La verdad es que no le tengo miedo al cliché, a veces pensamos que el espectador vio todo y sabe siempre por qué lugar va a ir la historia y un lugar común puede ser una sorpresa, también. Una de mis grandes maestras fue Aida Bortnik, a quién siempre veneramos y queremos seguir sus ideas sobre cómo pensar un guión de género. No hay tenerle miedo al cliché, siempre que estés diciendo algo importante, esa es mi idea principal cuando pienso en películas como estas. En La Corazonada el trabajo fue de a tres pero siempre en un mismo objetivo sobre hacer un producto de género, de los que no estamos habituados a ver en Argentina, creo que deberíamos apostar más por los géneros. Muchas veces se los trabaja mal, pensamos que es copiar una fórmula pero hay que agregarle una cuota de autóctono, de particularizar como por ejemplo en las escenas de la comisaria que pueden parecer de otro país pero lo local está puesto en los diálogos, en las maneras de decir las cosas, en construir un verosímil y ahí está la clave. 

¿Cambia algo para vos como realizador hacer una película para una plataforma en vez de hacerlo para una sala de cine?

No, en absoluto no me cambia nada. De hecho hablaba sobre el tema con uno de los sonidistas, que había trabajado ya para Netflix y HBO, y que se ocupa de pensar cómo se va escuchar la película en un celular. Estamos en un mundo que consume los productos audiovisuales de otra forma, ya no importa si es en una sala de cine, en tu casa con un proyector, una tele o un monitor. Particularmente no concebí esta película de una manera distinta con mis trabajos anteriores, ni Perdida ni ninguna de las otras. Creo que lo importante es poder ver las películas, ya el público no mira si está en una sala sino si está disponible para verse. Acá en Argentina si pudiéramos aprovechar esta actualidad y hacer una industria sería muy redituable, como pasa en India o en Corea del Sur. Ahora todos miran películas coreanas pero es una industria que está afianzada hace más de 20 años, que hace muchas películas y bueno ahora nos llega ese cine mucho más fácil. El que no quiere hacer cine, hoy, es porque no quiere porque maneras hay miles. Agradezco a la gente de Netflix que apueste a este tipo de producciones. 

El prólogo de La Corazonada, que es una secuencia nocturna de mucha tensión gracias a un montaje paralelo, ¿fue lo más difícil de la película?

Bueno, no quedó como yo quería (risas). Si es una secuencia para enganchar al espectador porque está la semilla de la historia y es el pasaje de Pipa (que si bien no es la protagonista absoluta) de policía uniformada a empezar a hacer tareas de detective, en un caso que aparece unos minutos más adelante en el relato. Es muy difícil filmar de noche, es algo que siempre se dice pero hacerlo en dos locaciones y con la acción que tiene es algo complejo de manejar. En el prólogo se ponen en marcha los engranajes de la historia y vemos, además como se forma este vínculo entre Pipa y Juanes, los dos personajes más importantes de la película.

Primero Perdida, ahora La Corazonada ¿se viene una trilogía?

Bueno, una trilogía y también una cuarta parte. Ya lo hablamos con Luisana y estamos con muchas ganas de extender el universo de esta serie de novelas, siempre dentro de un concepto de adaptación libre de los textos. Creo, además, que hay un público al que le gustan estos proyectos, este género y el personaje de Pipa, que se va complejizando con el correr de las historias, aquí vimos parte de ese camino de crecimiento, habrá que ver que le depara la siguiente película.  

 

© José Tripodero, 2020 | @jtripodero

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.