Festivales

13.09.20
20° Festival de Cine Alemán _ Eventos _ Festivales

20° Festival de cine alemán | El arte lo dices según te sale decirlo, por Eduardo Elechiguerra

Como la ventana reflejada en un cuadro al borde de la primera toma en El arte lo dices según te sale decirlo (2020), aquí lo terapéutico aparece de forma tan colateral al trabajo creador que puede pasar desapercibido. Esta obra de Sabine Herpich se enfoca más en la constancia frente a la frustración, la incapacidad de manifestar a tiempo lo que se desea crear, y sostener tal proceso dure lo que dure.

Los planos grabados y montados por Sabine reflejan el bienestar creativo desde el límite de la imagen audiovisual y simbólica. La obra nos sitúa en Mosaik, taller de artes plásticas en Berlín. Y se mete de lleno en las dinámicas creativas sin tratarlas como excentricidades. 

La capacidad observadora de Sabine impide que la película caiga en el razonamiento facilista. Aquí hacer arte no es un proceso automáticamente terapéutico.

Para esta obra, entendamos el plano y el cuadro desde diversas acepciones que parten de una geometría rectangular parecida. Tenemos el audiovisual, elemento que aquí nos permite ser espectadores de esta comunidad creadora. Con los cuadros pictóricos conocemos los estilos de cada artista, desde la obra de “Muerte y vida” de Nina Pfannenstiel hasta el conjunto de murales de Adolf Beutler.

Con el plano didáctico, nos enteramos de que este taller también atiende a la convivencia entre sus artistas. En la pizarra anotan quiénes han cumplido o no sus tareas de limpieza. Y con el plano arquitectónico, las ventanas recurrentes en varios puntos del documental nos hacen intuir que el trabajo de ellos, guiados por las facilitadoras, tiene algún sustento fuera de este entorno aunque la poca empatía entre los visitantes de la muestra no nos convenza de su alcance.

Parecería que estos sentidos son exclusivamente simbólicos. Sin embargo, la actitud diáfana de la coordinadora también nos muestra que en vez de condescendencia, hay cuidado en valorar incluso económicamente la obra de los artistas. La realizadora toma tanto partido en ello que esta escena es una de las contadas ocasiones donde el punto de vista de la cámara asume el lugar de la facilitadora cuando plantea que no quiere “explicar” esa obra en la muestra al público.

En la escena siguiente, cuando habla del valor monetario, aparece en escena a través de un plano medio y con los abrigos de sus protegidos al fondo. Parece una escena inconsecuente pero fija posición sobre el valor del arte como producto de intercambio cultural aun para los desaventajados. En este sentido, nos enteramos de las discapacidades de estos artistas cuando ya está bastante avanzada la obra y están contextualizadas dentro de los problemas históricos de la sociedad alemana.

Ahora, esa clasificación de cuadros y planos solo debemos entenderla en conjunto, como la primera imagen: superficies dentro de un contexto más amplio. Más cuando en la última sección de la obra, el encuadre se enfoca en las láminas en blanco donde otro artista dibuja el tranvía a Hamburgo. Y más todavía cuando vemos proyectada la obra de Beutler mientras la expositora nos habla de su enrevesada internación psiquiátrica en 1944, durante la segunda guerra mundial. Así el llanto inconsolable de este artista en una escena previa adquiere perspectiva sin perder del todo su carácter inexplicable.

La película también explora sus métodos desde intervenciones verbales muy puntuales por parte de la realizadora. Así el encuadre da lugar a estas personas desde la interacción y no desde la explicación redundante de ciertas entrevistas. Además nos da a entender a través de las dinámicas de creación y convivencia lo que significa el arte al menos para este Mosaik.

Incluso la fotografía de la que también se encarga Herpich es cónsona con el título del documental. No embellece la imagen audiovisual. El cuidado de estos encuadres pasa por la nitidez de la cámara. Esta nos permite ver los procesos de cada artista en un recinto que los contiene no solo por lo que ellos crean, sino también por lo que callan o se dicen a sí mismos mientras son grabados.

calificacion_4

 

 

 

© Eduardo Alfonso Elechiguerra, 2020 | @EElechiguerra

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.