Festivales

11.10.20
#FICVALDIVIA2020 _ Eventos _ Festivales

#FICValdivia2020 | Tendre, por Carla Leonardi

Enredos del amor adolescente

El plano fijo encuadra a una puber sentada en la hierba en un día de verano. Se trata de Mia (Mia Desmoulin), que curiosa, inquiere a Hugo (Hugo Mercier), un adolescente de 15 años (que permanece en fuera de campo) acerca de las razones de la separación de su ex novia Chaines (Chaines Bizot), ocurrida un par de meses atrás en ese mismo lugar.  Este es el contexto de comienzo de Tendre (2020), mediometraje de la realizadora francesa Isabel Pagliai, que hibrida el registro documental con el ficcional. 

La narración no sigue una temporalidad lineal y alterna fragmentos de la conversación entre Mia y Hugo con fragmentos de escenas y conversaciones entre Hugo y Chaines, a modo de flashback. 

A lo largo de las escenas y de las conversaciones entre Hugo y Chaines que se dan fuera de campo, la directora deja entrever cierto tono de violencia tanto a nivel de los cuerpos como de las palabras. Hugo es brusco en la manera en que aborda el cuerpo de Chaines. Se los oye generalmente discutiendo. Muchas veces él subestima los comentarios de ella respecto de la naturaleza que los rodea y la trata de ignorante. Y también resulta agresiva la insistencia con que quiere sonsacarle una expresión de amor. Asimismo, la directora da cuenta del modo pasional con que se vive el amor en la adolescencia, cuando se los oye expresar que piensan en suicidarse. 

A partir de la poética de las imágenes y las voces, Pagliai capta con sutileza la discordia de los sexos, la no complementariedad en los modos de gozar de uno y de otro. Cierta queja del lado de ella respecto de él, de su insuficiencia y la angustia masculina en torno al silencio femenino.

Mientras se dan las conversaciones entre Hugo y Chaines, al espectador se le ofrecen imágenes fijas, que toman en plano general el paisaje lacustre al que van de pesca y también a los niños que los acompañan y que arrojan sus cañas y esperan el pique, jugando en la espera con objetos naturales, fibras o fuego. De esta manera se sugiere cierta desprotección por parte de los mayores. Los niños no son del todo indemnes tampoco a la agresividad con que se tratan los adolescentes y de la cual ellos mismos parecen no ser del todo conscientes. Y al mismo tiempo lo que se presenta enfatiza cómo la ternura a la que hace referencia el título parece quedar del lado de los niños. 

La directora acompaña las imágenes con un interesante trabajo con la luz, que se va oscureciendo y opacando cuando estamos oyendo a Hugo y Chaines, a diferencia de la luminosidad que rodea a Mia, todavía inexperta en el amor, mientras conversa con Hugo tratando de entender por qué los vínculos amorosos entre los grandes son tan complicados. Al mismo tiempo, el trabajo con luz le sirve para dar cuenta del paso del tiempo, del amor que no fue y de la infancia que inevitablemente también se va a perder. Porque en el amor no hay garantías y a veces podemos lastimar o ser lastimados, si pretendemos un amor total que no aloje la diferencia. 

 

 

© Carla Leonardi, 2020

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Francia, 2020)

Dirección: Isabel Pagliai. Elenco: Matthias Bouffier, Isabel Pagliai. Duración: 43 minutos.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.