Festivales

24.09.20
58th New York Film Festival _ Eventos _ Festivales

#NYFF58 | City Hall, por Fredy Friedlander

La más reciente película de Frederick Wiseman podía perfectamente haberse denominado “Boston City Hall”, ya que está en un cien por ciento consagrada a dicha institución en la capital del estado de Massachusetts. No parece casualidad que haya elegido a Boston para mostrar cómo funciona el ayuntamiento de la ciudad, ya que lo vio nacer hace 90 años (1 de enero de 1930).

La suya es una notable carrera que se inició con su primer documental (TiticutFollies) en 1967 y cuya duración no excedía los 90 minutos. Pero a medida que pasaban los años los documentales se iban haciendo más largos, al punto que un film de dos horas podría considerarse corto para el cine de Wiseman.

Ver completo City Hall insume cuatro horas y media del espectador y comparado con los inmediatamente anteriores (Monrovia, Indiana, Ex Libris – The New York Public Library, National Gallery) es más extenso. Resulta interesante señalar que en los último diez años y siete films, todos fueron presentados en el Festival de Mar del Plata y sólo uno de ellos (National Gallery) también tuvo su exhibición en el BAFICI, cinco meses después de integrar el Festival de la Costa Atlántica.

La película está en verdad consagrada a Marty (Martin J.) Walsh, quien hace unos ochos años está a cargo del City Hall. Alguien podría hasta calificarla de un panegírico de su figura y hasta serviría para una campaña electoral del personaje. Pero también podría verse como un homenaje a Boston de parte de uno de sus ciudadanos más ilustres. Esto último puede entenderse al ser dicha ciudad una de las más bellas y atractivas de los Estados Unidos. Lo que nadie puede negar, después de ver las más de cuatro horas de metraje, es que existe un cuidado especial en dicho lugar y que todo parece funcionar perfectamente. Se percibe la proactividad de los distintos estamentos gubernamentales durante las reuniones del denominado Senior Action Council,  algo así como el gabinete en que se apoya el “intendente”, y que él mismo suele presidir.

También se lo ve visitando a diversos sectores como la Policía, los bomberos (hay equipos de salvataje ultramodernos y escaleras de última tecnología), los equipos de recolección y triturado de basura (no muy diferentes de los existentes en nuestro país), los hospitales y muchas otras instituciones públicas y privadas.

El film parece  enfatizar ciertas conquistas sociales en pos de una mayor igualdad. Hay discursos en favor de los latinos ya que, como afirma Walsh, él también de chico sentía  incomodidad cuando era discriminado con los motes de “cerdo” (pig) o “mono” (monkey) por ser de origen irlandés.

Y si bien no pronuncia su nombre, en más de una ocasión se refiere despectivamente al “Presidente de Washington” (sic) y su falta de comprensión de los problemas sociales. En su caso, lo vemos asistiendo a comedores para homeless o a cenas del Día de Acción de Gracias con personas discapacitadas o de bajos recursos. Parecería haber en Boston un gran esfuerzo, según señala el film, en reducir la brecha (wealth gap) entre blancos y negros.

Hacia el final, Wiseman se anima a afirmar que “Boston ha sido nominada la mejor ciudad del mundo”. Para ello, nos ha venido mostrando las bellezas arquitectónicas en reiteradas oportunidades incluyendo la del propio “City Hall”.

La excesiva duración no favorece al film que por momento sólo tiene interés para el público norteamericano. Aun no siendo el más extenso de su carrera (Near Death, sobre el Hospital Beth Israel también en Boston, dura seis horas),  hubiese sido quizás más contundente su mensaje de haberse enfocado en menos temas. Pero siendo un gran documentalista, cada espectador encontrará momentos de interés y muy a menudo, al comparar con su propia ciudad e instituciones, sentirá una justificada envidia.

City Hall ostenta un record este año al haber participado recientemente de la programación de algunos de los mayores Festivales de Cine del mundo (Venecia, Toronto, Nueva York) e inclusive de nuestro FIDBA, todos en el mismo mes de septiembre.

 

 

© Fredy Friedlander, 2020 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Estados Unidos, 2020)

Dirección, producción: Frederick Wiseman.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.