Coberturas Anteriores

15.11.15
16º BARS _ Festivales

16º BARS: Día 2

Viernes 13 de noviembre.

¿Qué mejor fecha para acudir al BARS en busca de horror puro y duro, amén de excentricidades varias? No, Jason Voorhees y su machete no pudieron sumarse a la fiesta, pero se lució uno de los platos fuertes de esta edición del festival y del cine fantástico argentino de los últimos tiempos: Daemonium: Soldado del Inframundo, que viene de triunfar en el 30º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Una función que rebalsó la sala y sació el apetito de los fanáticos más desesperados, quienes venían siguiendo la historia a través de los capítulos que se iban subiendo a Youtube.

El 16º Buenos Aires Rojo Sangre apenas está calentando motores (con hemoglobina como combustible premium, por supuesto) y ya dio una buena cantidad de perlas de lo oscuro.

 

Hellions, de Bruce McDonald (Canadá 2015 – Competencia Internacional), por Ernesto Gerez

Como en el cuento de King “Los Niños del Maíz”, o como en la recordada remake de Carpenter de El Pueblo de los Malditos, acá los malos son los chicos; unos verdaderos Hellions que tratan de apoderarse del hijo de la protagonista durante la noche de Halloween. Los chavales del averno se toman de manera literal aquella gran frase pagana del posmodernismo “Halloween is my Christmas”, y buscan acelerar el nacimiento del bebé de una casi virgen adolescente que cae en el flagelo de un embarazo no deseado. El héroe de Hellions es un héroe posta del cine clase B: Robert “T1000” Patrick, y el director es el ya veterano Bruce McDonald, quien no logra deshacerse de su impronta televisiva pero hace notar su trayectoria en el peso que le otorga a una dirección de arte que se lleva todos los lauros. Hellions se mueve entre la metáfora de una psicosis teenager por su deseo de abortar con cutting incluido, y un pastiche que va desde las mencionadas películas con niños malditos hasta la larga lista de villanos stalkers.

calificacion_2

 

 

 

Daemonium: Soldado del Inframundo, de Pablo Parés (Argentina, 2015 – Competencia Internacional), por Matías Orta

Desde la aparición de Plaga Zombie, en 1997, el cine argentino independiente dedicado al género fantástico no paró de crecer, al punto de constituir una movida de la que fueron surgiendo nombres como Pablo Parés (uno de los directores de PZ), Daniel de la Vega, Mariano Cattaneo, Andrés Borghi y más. Estos y otros cineastas, sumados al creador de efectos especiales Simón Ratziel y al especialista en utilería Dany Casco, se juntaron para darle forma a una epopeya de horror, ciencia-ficción y fantasía. Las primeras partes de Daemonium se estrenaron como episodios durante los años 2011, 2012 y 2013. La culminación de cinco años de trabajo ultraindepediente se conoce como Daemonium: Soldado del Inframundo.

En un mundo donde conviven humanos, robots y demonios, varios personajes serán puestos a prueba. Entre ellos, Lucio Fulcanelli (Walter Cornás), mago convocado para una misión suicida; Razorback (Dany Casco), soldado de buen corazón que sucumbirá a los más tenebroso de sí mismo, y Rebecca (Caro Angus), un ente cibernético con un secreto aún más escalofriante que todo a su alrededor.

Con un despliegue visual tan elaborado como impactante, Parés y su equipo crean una dimensión alternativa donde priman el terror y la acción, con estupendos efectos especiales de maquillaje y de explosiones, evitando los toques “bizarros”. Las voces de cada personaje fueron dobladas por especialistas internacionales de la materia (como Paty Acevedo, quien le pone la voz a Lisa en la versión latina de Los Simpson), lo que al principio genera una sensación extraña, pero el espectador pronto se acomoda a este recurso y seguirá disfrutando de esta epopeya de bestias, peleas, locura y sangre.

Daemonium es cine fantástico argentino, independiente, hecho con talento, pasión y lucha.

calificacion_4

 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.