Coberturas Anteriores

17.04.15
BAFICI 2015 _ Festivales

BAFICI 2015 – Día 1: Apertura

Miércoles 15 de abril.

Y empezó, nomás. Un nuevo BAFICI está entre nosotros. El cine independiente, a disposición de un gran número de cinéfilos que venían esperando esta jornada. Jornada que tuvo como estrella la película de apertura: El Cielo del Centauro, el regreso de Hugo Santiago. La función se realizó a últimas horas de la tarde, en Village Recoleta, y le siguió la fiesta de apertura, para acreditados, empezando por los responsables de los films seleccionados.

Fue sólo el principio de una maratón de películas, charlas y alegrías.

 

El Cielo del Centauro, de Hugo Santiago (Argentina / Francia, 2015 – Apertura), por José Luis De Lorenzo

Existen dos factores que generaron una gran expectativa sobre este film: uno es el de haber sido seleccionado para abrir el festival en esta edición y otra es la vuelta de Hugo Santiago a la dirección tras 13 años de ausencia.

Si brindamos un par de cifras más, se puede destacar que el director argentino se radicó en Francia hace casi 60 años y su obra maestra (Invasión), filmada en Buenos Aires, data de al menos 40 años, tiempo que tardó con El Cielo del Centauro, en volver a filmar en su ciudad natal.

Para Invasión había trabajado a la par con Borges en guión (sobre una historia de Borges y Bioy Casares) y, en El Cielo…, con el director de la productora El Pampero Cine, Mariano Llinás (Historias Extraordinarias), quien tiene a su vez una escena en el film. Este no es un dato menor, el film lleva el sello de la FUC, y trabajos anteriores de Mariano Llinás y Alejo Moguillansky, específicamente de Castro, que también fue presentada como premier mundial en el BAFICI y constituía un claro homenaje a Invasión.

Invasión marcó un antes y un después en la cinematografía nacional. Con el tiempo se convirtió en uno de esos films de culto, que muchos recuerdan pero, son difíciles de poder encontrar y rever en salas. No obstante, gracias a Fernando Martín Peña se pudo ver en una programación mensual en el Malba y hace dos años a modo de homenaje fue programado en el NYFF, con una espléndida copia.

En El Cielo y el Centauro, Santiago profesa su amor por la ciudad de Buenos Aires. Filmada en blanco y negro, al igual que Invasión, pero con la diferencia del destaque de ciertos colores pasteles en determinados objetos. Además, tiene un acompañamiento musical que desentona casi en su totalidad en el transcurso del film. Específicamente una banda que hace hincapié en el tango, característico de la ciudad, pero con insistencia y saturación. Rasgo contraproducente, al igual que la utilización de doble idioma (español y francés), a partir de lo que quedan en evidencia los errores de pronunciación en actores.

El argumento es sencillo, un ingeniero francés viaja a Buenos Aires para entregar un paquete del que se desconoce su contenido. Pero irrumpen unos matones que roban el sobre y lo entregan a una persona que esperaba que este contenga el denominado Fénix. La primera imagen que a uno le remite es a la de la búsqueda de El Halcón Maltés. El ingeniero termina envuelto en una trama llena de recorridos por la ciudad, con mapa en mano, visitas a personajes peculiares, una cita en un museo y un tiempo límite para poder concretar su misión y vuelta a su país natal.

El Cielo… es metafóricamente hablando, una especie de film cuya pulpa es Santiago, mientras que la cáscara, lo visible, remite al cine de Llinás – Moguillansky, en gran parte por la recreación de movimientos de cámara con nuevas tecnologías, el sentido de búsqueda del tesoro que aparece en sus films y de otros como El Escarabajo de Oro. Factores que alejan de esta trunca vuelta del ausente y esperado Santiago al mundo de la cinematografía.

calificacion_2

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.