16.04.13
Criticas BAFICI 2013

Berberian Sound Studio

Berberian Sound Studio, de Peter Strickland

Gilderoy, tímido ingeniero de sonido británico,
camisacolorpastelychalecoverdeinglés, viaja a Italia (en los 70) a trabajar en
una película giallo (no hay Argento, Bava ni Fulci, si un tal Santini).
La camisacolorpastelychalecoverdeinglés se choca con cueromarrón,
pantalonesclaros, gominaenelpelo -contrastando con el peinado clásico, natural
y británicamente prolijo de Gilderoy- del equipo técnico: secretaria
sexy, inutil y amargada, contador invisible, productor más invisible aun,
director mujeriego, violento y peligroso. La incomodidad de quien entra a un
lugar que no le pertenece: de eso se trata Berberian Sound Studio en sus
primeros cinco minutos. Después es otra cosa. Y después otra. 

Con la primera parte(cita) establecida, el film
muestra cómo este técnico de sonido trabaja en la posproducción de The
Equestrian Vortex
haciendo efectos, doblajes y lo usual en cualquier
película. Nunca vemos lo que sacomarrónycorbatamarrón ve sino que observamos
cómo se machacan verduras para generar la decapitación de una bruja.
Interesante el trabajo de Peter Strickland, generando rechazo y hasta miedo sin
mostrar sangre, sino el jugo de un tomate siendo aplastado por un martillo.

Jugo de tomate, de repollo, de naranja, de seso. El
cerebro de Gilderoy comienza a ser presionado en cámara lenta por un martillo
gigante recubierto con celuloide y cintas de grabación. Y ahí es cuando
camisadescuidadaypelomojadoconsudor deja de ser el señor inglés del comienzo
para ser algo distinto, como Berberian Sound Studio, que en su segunda
mitad adquiere un matiz onírico (o lyncheano, digámoslo de una vez). Lo real y
la fantasía (y aunque se piense lo contrario) siempre estuvieron delimitadas
por una descuidada frontera. Berberian Sound Studio es la evidencia de
que el hombre está a un solo paso de la ficción para volver nuevamente a la
realidad. O viceversa.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.