Coberturas Anteriores

08.10.11
49th New York Film Festival

49º New York Film Festival – Crónica Nº3

alt

Semana de gran concurrencia en el Festival, tanto de participantes, invitados, realizadores y debates públicos. Numerosas salas con localidades agotadas, las entradas pueden adquirirse por internet, o en boletería hasta una hora antes de cada función, por lo cual si uno sabe que tal film tiene capacidad disponible es muy fácil poder obtener un ticket de entrada. Otra muy buena opción es la habilitada “línea de espera”, abierta hasta 20 minutos antes de cada proyección donde aquellos tickets preordenados que no han sido retirados pasan a estar a la venta nuevamente. Es así como las mayores atracciones del festival, que semanas antes contaban con lugares muy limitados debido a la preferencia de ir a ver films de Polanski, Kaurismaki, Lars Von Trier, Cronenberg, los Hnos. Dardenne o el segundo film de Steve McQueen (Hunger), cuentan a último momento con la posibilidad de poder ser vistos. En contraste con las noches en las que he concurrido a ver espectáculos musicales de Broadway, la experiencia es similar, existe demasiada cancelación de tickets a último momento y estos pueden adquirirse en la legendaria esquina de la Avenida Broadway a precios reducidos entre 40 y 60% menos que la venta en ventanilla del teatro.

Trasladando la experiencia teatral al cine, el musical Wicked de Stephen Schwartz (Godspell) es majestuoso. Debería ser considerado para ser llevado a la gran pantalla en carácter de urgencia. Wicked intenta demostrar qué ha ocurrido en la tierra de Oz previamente a la llegada de Dorothy, una historia de dos amigas de estudios, Elphaba (Jackie Burns), quien ha nacido con su piel color verde (y poderes) y Glinda, una especia de Legally Bonde interpretada por Chandra Lee Schwartz. Juntas descifrarán esa otra historia, oculta o quizás jamás contada sobre Oz. Repleta de comentarios que hacen alusión a Dorothy, las zapatillas rojas, el camino amarillo, los tornados…

En el marco del festival de cine, el domingo 2 fue el día de exhibición del film El Puerto (Le Havre) de Aki Kaurismaki, film muy bien recibido por crítica y público en el pasado 64º Festival de Cannes del que aquí adjuntamos el link a la reseña previamente publicada:
http://www.asalallenaonline.com.ar/adelantamos/196-estrenos/3019-el-puerto.html
El día lunes, sin la controversia desatada en Cannes y la nueva declaración del director Lars Von Trier, argumentando que no realizará más entrevistas ni dictará conferencia sobre sus films a partir de ahora, se presentó Melancholia, de la cual también adjuntamos link a su previa cobertura:
http://www.asalallenaonline.com.ar/adelantamos/196-estrenos/2619-melancholia.html
El día martes 4 llegaron dos propuestas que elevaron potencialmente la discusión entre críticos, ambos documentales producidos por y para HBO.

alt


Paradise Lost 3: Purgatory (Joe Berlinger & Bruce Sinofsky, Estados Unidos, 2011)

Documental que será exhibido en HBO en Enero del 2012, fue preestrenado aquí y en el Festival de Toronto, con la diferencia que en esta proyección se contó con el trabajo terminado como querían los directores, quienes presentes en la sala comentaron acerca del apuro que tuvieron para poder exhibirla. El proyecto sobre los denominados “West Memphis 3” que contó con dos documentales anteriores, tiene aquí el desenlace final luego de una odisea que comenzó en el año 1993 cuando se encontraron los cuerpos de tres menores de 8 años de edad en un bosque, abusados sexualmente y con sus órganos sexuales mutilados, las muertes fueron atribuidas a tres adolescentes amigos quienes se declararon inocentes y aseveraron desconocer del tema, no obstante uno de ellos, con un retraso parcial ante el abusivo interrogatorio policial destacó ser culplable y afirmó cada oración que le era sugerida, logrando asi la encarcelación que hasta el día de hoy llevó 18 años. Esta historia ha sido documentada por Berlinger y Sinofsky en Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hoof Hills (1996), desde ese entonces planteando el interrogante sobre la participación de los adolescentes en el asesinato. Sin pruebas contundentes, una sociedad que reclama justicia inmediata, y un magistrado que ante presiones debe llegar a un veredicto, la situación llegó al extremo casi fantástico donde uno de los principales prestadores de declaración no era menos que un psíquico del lugar, atribuyendo como móvil la utilización e integración de pactos satanicos (un movimiento atemorizante y de moda por esos tiempos), utilización de prendas oscuras y apreciación de música heavy metal como ejemplos de adoración de demonios. Gracias al documental original y su continuación, Paradise Lost 2: Revelations, se abríó el debate en la sociedad, donde actualmente ha tomado una connotación tal, que personalidades como Johnny Depp, Eddie Vedder, Metallica, Winona Ryder, Dixie Chicks y otros se alzaron pronunciando a favor de los tres adolescentes. Como ocurriera en Argentina con documentales de denuncia, uno de los casos más cercanos podría ser El Rati Horror Show, sin el egocentrismo de Piñeyro, aquí los directores, vuelven al lugar de los hechos, luego de 18 años, todavía muchas cuestiones no han cerrado, aparecen nuevos testigos a quienes no se los había llamado a declarar en los distintos juicios, la novísima utilización de métodos de determinación de ADN que han dado resultados negativos entre víctimas y condenados, logrando establecer un nuevo punto a favor de los adolescentes ya mayores, quienes han pasado un cuarto de sus vidas encarcelados, inclusive habiendo uno de ellos zafado de la pena de muerte sancionada.
Este tercer film fue un reto, a casi 10 años de haber filmado la primer secuela del documental, el caso quedó en la nada, con apelaciones desestimadas por jueces, pruebas no tomadas en consideración y la premisa principal que plantea esta segunda secuela, vinculada a no probar la culpabilidad, sino la inocencia. Se muestra como una revelación el hecho que los padres de las víctimas trancurridos estos años presentas diferencias y dudas sobre el veredicto con el que en su momento por la efervecencia, odio e impotencia, tras enjuiciar y considerar a estos tres como culpables, podría saciar la pérdida. Hoy en día, parcialmente algunos padres de las víctimas no solo piden por la excarcelación de los culpables sino que integran el lugar de sospechosos del asesinato.
Uno de los puntos fuertes de este festival es que el día lunes 10 de Octubre, el film tendrá su gala de presentación a la que acudirán los “West Memphis 3”.

alt

George Harrison: Living in the Material World (Martin Scorsese, Estados Unidos, 2011)

Un documental sobre la vida de un Beatle dirigido por Martin Scorsese bien podría representar un trabajo prolijo y respetuoso luego de haber visto The Last Waltz, No Direction Home: Bob Dylan o Shine a Light, si, aparecen Dylan, Clapton, McCartney, Ringo, Robinson, Petty, y Jagger también, pero la gran diferencia entre este compendio de documentales y Living in the Material World, es que no solo Scorsese se centra en la vida del artista sino que toma como elemento, algo muy intimo sobre Harrison como eje en el que da vueltas este trabajo, específicamente en la espiritualidad, en la esencia de George, fuera de sus comienzos, una camino que fue transitando y cada vez compenetrándose más aun, su creencia, su gran cambio y desvinculación eminente de Los Beatles, frente a las conocidad peleas y enfrentamientos por relevancia dentro del grupo. El éxito los tocó tempranamente a los cuatro integrantes y como relata Harrison, ya nunca volvieron a ser los mismos, constantemente en la mirada publica, sus acciones cualquiera sea siempre serían juzgadas, para bien o mal.
El documental cuenta con una cantidad de archivo asombrosa, gran parte proporcionada por la viuda del músico, Olivia Harrison, también productora del film. Material en 8mm, Vhs, pasado a digital, según las palabras vertidas de Scorsese en la conferencia que siguió a la proyección del film, comentó que la cantidad de material que quedó afuera tras una exhaustiva selección era enorme, al igual que las grabaciones encontradas.
Harrison era un tipo chistoso, agradable, no sólo vinculado a la música sino también emprendedor en otras artes. A modo de jugárselas como cuando uno juega en una mesa en el casino, hipotecó su hogar para poder producir el film La Vida de Brian de los Monthy Python, declarando según Eric Idle, integrante del grupo cómico que fue la entrada más cara pagada por alguien en vida para poder ver un film. A partir de allí, grandes amigos, Harrison y la productora conformada Hand Made Films, gestaron proyectos hoy consigerados de culto en la cinematografía británica como Mona Lisa, The Long Good Friday, Withnail and I, Time Bandits, How To Get Ahead in Advertising, Nuns on the Run.
Querido por muchos, Eric Clapton, Eric Idle, Phil Spector, Terry Gillliam, Tom Petty y Yoko Ono, también fueron de la partida para brindar sus testimonios. En el documental también se aprecia la formación de The Travelling Wilburys.
alt

delorenzo@asalallenaonline.com.ar

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.