Coberturas Anteriores

22.09.13
61° Festival de San Sebastián

61° Festival de San Sebastián – Jornada N°2: Las Brujas de Zugarramurdi

Cobertura exclusiva
desde San Sebastián por Paulina Dominguez

Alex de la Iglesia
presentó en esta edición número 61 del Festival de San Sebastián una gran
propuesta de humor mágico: Las Brujas de
Zugarramurdi
. Esta película está
resultando un éxito entre público y prensa en esta fiesta del cine que apenas
comienza.

En Las Brujas de Zugarramurdi  conocemos, de manera fantástica y entre
carcajadas, el mundo de una comunidad que oficia la magia negra. Esta pequeña
sociedad está presente en la actualidad en España, pero escondido, casi
abstraído de la realidad, en un pequeño pueblo llamado Zugarramurdi, Navarra.
Allí las mujeres someten y castigan a los hombres, se sirven de ellos y los
utilizan. La cuestión es que esta comunidad de mujeres, con Carmen Maura a la
cabeza desean la destrucción del mundo occidental en pos de la brujería. Pero
para ello necesitan unos cuantos “ingredientes” para lograrlo. Allí es cuando
Mario Casas (Jaime) y Hugo Silva (José)  se convierten en la carnada de estas brujas. Ambos
y el hijo de José, acaban de asaltar un local de compra de oro, disfrazados de
Cristo y de soldado. Una vez logrado el robo de un bolso repleto de anillos de
boda escapan en un taxi. Así es que ellos tres, 
-junto con el taxista y un pasajero rehenes- escapan, camino a Francia pero
en el camino serán  interceptados por
estas brujas vascas.

Es una comedia muy
lograda, sumamente ingeniosa y auténtica. Alex de la Iglesia ha creado un film
verdaderamente español pero al mismo tiempo perfectamente comprensible para
aquellos que somos ajenos a la cultura y los pormenores de las costumbres
españolas. Decía antes que esta comunidad está casi abstraída de la realidad. Eso es porque tiene pequeños
condimentos como por ejemplo referencias a la revista Cosmopolitan y sus
generalizaciones,  entre  otras cosas. Resulta un recurso que despierta
la simpatía y las risas en el público.  

Por otra parte la
realización de este films es asombrosa. Han contado con la participación real
de las mujeres del pueblo, descendientes de estas mujeres “brujas” perseguidas
por la Inquisición generaciones atrás. Ellas se entregaron a las manos y los
deseos de Alex de la Iglesia y, vino de por medio –tal como lo contó el
director-, grabaron las escenas correspondientes al sacrificio final, esa
ceremonia oscura y un poco border.


Las
Brujas de Zugarramurdi
no es simplemente una comedia, hay símbolos
por todos lados y distinas temáticas presentes, se habla del feminismo, de la
debilidad masculina, del toque retorcido de alguna mente femenina, habla
profundamente de España y a los vascos puntualmente, también y allí camuflada
detrás de formas bizarras hay algo de historia de manual.

Carmen Maura es la
estrella por excelencia, no sólo del film sino también del Festival ya que es
ganadora del Premio Donostia a mejor actriz, ampliamente merecido por su
actuación en Las Brujas… -y su
fantástico historial cinematográfico-, allí es versátil, siniestra y simpática,
aborda la brujería con una naturalidad estupenda y casi adorable.

Todo el elenco ha
logrado meterse en la piel de esta intrincada historia. Terminada la proyección
en el recinto principal del Festival, el Kursaal, el elenco junto a director y
productor se sometieron a las preguntas de periodistas en conferencia de prensa
hoy al mediodía. Allí Carmen Maura, con el humor de siempre, habló de sus
personajes más queridos, de la sorpresa que le ocasiona cada premio recibido.
Al respecto dijo que “por muchos premios que me den no se me ha subido a la
cabeza”. También confesó su deseo de seguir rodando en América Latina. Lo
último que hizo ha sido “Sofía y el terco”,  en Colombia, un “país precioso”, como dijo la
actriz. “Seguiré volviendo a América Latina (…) allí he tenido experiencias
maravillosas”, indicó en la rueda de prensa. Además, en respuesta a los elogios
a su extensa carrera y sus diferentes papeles que han ido evolucionando ha
dicho: “he tenido mucha suerte (…) y el beneficio de que no me importa salir
como un cristo -un desastre- (…) tampoco pienso luchar contra las arrugas, parece
que ser joven es una virtud y es sólo una circunstancia”.

También Alex de la
Iglesia recibió muchas preguntas de los periodistas. Habló con mucho cariño del
elenco, “me siento orgulloso de mis actores”, dijo y añadió que no se le
ocurren actores mejores para esta película que es sumamente curiosa desde el
comienzo. En los títulos de créditos aparecen personalidades de la historia
universal, desde las brujas hasta
monarcas y mujeres ilustres que según el director “algo tendrían que ver con la
brujería”, dice un poco en broma, un poco enserio y agrega que “son mujeres que
representan el poder del cerebro (…), del dinero y el poder del sexo, todo
confluye en una mezcla de admiración y miedo. Todo lo que me gusta me da miedo
y me gustan mucho las mujeres, sacad las conclusiones necesarias”, concluye y
así dice un poco más de esta película que demuestra que el cine español tiene
mucho para dar.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.