Coberturas Anteriores

20.05.14
67º Festival de Cannes

67º Festival de Cannes – Día 5

Domingo 18 de mayo.

Sin duda, Cannes es el centro del mundo cinematográfico. Sobre todo una jornada como la de hoy, repleta de grandes personalidades y películas muy esperadas.

Primero le tocó a The Homesman, dirigida y protagonizada por Tommy Lee Jones. Luego de la función para los periodistas, conferencia en la que el astro de Hombres de Negro participó junto a sus dirigidas Hilary Swank, Miranda Otto y Sonja Richter. Una buena oportunidad para que la prensa pudiera preguntarles todo sobre este particular western.

Minutos después, conferencia de Le Meraviglie, donde se destacó la presencia de Mónica Bellucci, quien interpreta a una conductora de televisión en esta historia acerca de la madurez.

Pero quienes se robaron el show fueron Los Indestructibles. Cannes se vio ocupada por un tanque desde donde saludaron al público Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Mel Gibson,  Jason Statam, Antonio Banderas, Dolph Lundgren, Wesley Snipes y Harrison Ford. Una muy divertida estrategia de promoción en la tercera parte, que llegará en agosto.

En el plano nacional, se estrenaron tres de nuestras representantes: Jauja, de Lisandro Alonso, en Un Certain Regard, acompañada por un siempre llamativo Viggo Mortensen (llevaba un cartel de su querido San Lorenzo); El Ardor, de Pablo Fendrik, fuera de competencia, y Refugiado, de Diego Lerman, en la Quincena de Realizadores. Y a las 20 hs, en el stand del INCAA, se llevó a cabo el primer asado criollo en esta parte de Francia. Un evento de parte de la sección Blood Window, que debuta en el festival, y que permitió reunir en un mismo sitio a la mayoría de los argentinos presentes en Cannes.


The Homesman, de Tommy Lee Jones (Estados Unidos – Sección oficial)

Mary Bee (Hilary Swank) tiene una tarea complicada: traslada a tres mujeres con problemas mentales de Nebraska a Iowa. Una tarea para la que tendrá un inesperado socio: George Briggs (Tommy Lee Jones), un forajido al que le salva la vida. El camino será difícil, ya que están en el medio oeste y los peligros surgen de debajo de las piedras.

Tommy Lee Jones, al igual que a Clint Eastwood, le sienta perfecto el western como actor y director. Si no chequee Los Tres Entierros de Melquiades Estrada, una de vaqueros más acá en el tiempo. En The Homesman, el enfoque del género es más tradicional (la acción transcurre en el siglo XIX), pero sigue por el camino más introspectivo, inesperado y extraño, sin temor a revelar las conductas más inusuales de nosotros mismos y poniendo énfasis en el rol de las mujeres en aquella época que parecía dominada por hombres.

Al férreo talante de T.L.J. se le suma otra arriesgada labor de Hilary Swank, y la participación de Miranda Otto, Sonja Richter y Grace Gummer, hija de Meryl Streep, quien hace una aparición breve, al igual que James Spader, John Lightgow y Tim Blake Nelson.

Mientras Clint y Tommy Lee sigan en pie, lo mejor del western más clásico seguirá vigente en la cinematografía actual.

 

Jauja, de Lisandro Alonso (Argentina – Un Certain Regard)

Con cuatro películas, Lisandro Alonso se convirtió en una cara conocida en festivales internacionales y para un grupo de seguidores. La impronta contemplativa de su obra ya es característica, y si bien puede gustar o no, ocupa un lugar destacado en el cine nacional. 
Sin apartarse de sus inquietudes, en Jauja sube la apuesta al contar con una figura internacional. 

La Patagonia, principios del siglo XX. Gunnar (Viggo Mortensen), un geólogo de origen danés, llega al Sur argentino en busca de Jauja, un territorio que, al de estilo de El Dorado, ofrece riquezas pero es inhallable. Y en medio de la misión pierde a su hija mayor (Villbjork Malling). Sale a buscarla, pero descubrirá que ese viaje podrá cambiarle la vida.

Como sucedía en films como La Libertad, aquí también hay un estudio sobre el hombre y la naturaleza, y cómo el individuo se vuelve pequeño en la inmensidad que lo rodea. Para enrarecer el clima, recurre a elementos oníricos que convierten a las tierras patagónicas en un paraje misterioso. 
Viggo aparece casi todo el tiempo en pantalla y vuelve a dejar en claro que puede sostener una película él solo y también su versatilidad a la hora de asumir roles físicos, emocionales y las dos cosas en una misma historia. Y versatilidad para los idiomas: esta vez puede hablar en danés, el idioma de su familia paterna.

Jauja puede generar muchos sentimientos, pero nunca indiferencia, probando que el cine de Alonso continúa en la misma búsqueda. 


Maps to the Stars, de David Cronenberg (Estados Unidos/Canadá – Sección official)

El director David Cronenberg nunca deja de generar expectativa, sobre todo si la temática de su nuevo film es acerca del costado más tenebroso de Hollywood.

Maps to the Stars se centra en un grupo de personajes con diferentes tormentos personales: una actriz en decadencia (Julianne Moore), acosada por fantasmas internos; una familia compuesta por un gurú de los medios (John Cusack) y una madre (Olivia Williams), pendiente del hijo de ambos (Evan Bird), una estrella de cine juvenil que ya está lidiando con los excesos; una joven de rostro quemado (Mia Wasikoska), que se involucrará en la vida de estas figuras del jet set, y un chofer de limusina y aspirante a actor (Robert Pattison) que sabe satisfacer a sus clientas.

Una sátira social, que continúa la línea de Cosmópolis, la película anterior de Conenberg. Claro que el realizador canadiense nunca abandona sus temas recurrentes: la carne en descomposición, o al menos mutando (Havana, el personaje de Moore, que no puede evitar que ya no es muy joven en un microcosmos que rinde tributo a la juventud), el sexo como canalizador de emociones –incluye tríos y un guiño a Crash-, la diferencia entre un mundo real y un mundo aparente… Un interesante combo marca de la casa.


John Cusack, Julianne Moore y Mia Wasikoska encajan perfecto en la obra Cronenbergiana y brindan actuaciones tan audaces como el guión de Bruce Wagner. Pattison y Sarah Gadon repiten con el director, y Evan Bird es toda una revelación. 

Una serie de detalles en el tercer acto confunden al espectador y hasta lo dejan con ganas de más, pero sigue siendo un film potente. La prueba de que hasta el trabajo menos genial de David Cronenberg es para tener en cuenta. 


COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.