Coberturas Anteriores

01.11.11
XII Fest.Internacional Buenos Aires Rojo Sangre

BARS XII – Día Plaga Zombie

Sábado 29 de octubre, 2011. Una día que muchos no podremos olvidar. Por lo menos, no quienes estuvimos allí.


Desde mucho antes de que se anunciara la programación sabíamos que se venía una jornada mítica. Un evento por lo que muchos eran capaces de vender a sus abuelas con tal de no perdérselo.


Ese sábado, en el marco del XII Festival Internacional Buenos Aires Rojo Sangre, fue el Día Plaga Zombie.


Además de proyectarse Plaga Zombie y Plaga Zombie: Zona Mutante, fue el preestreno exclusivo de la esperadísima Plaga Zombie: Zona Mutante: Revolución Tóxica, que cierra la primera trilogía zombie de hablahispana y la más influyente del cine argentino independiente, pero independiente de verdad. Los responsables de Farsa Producciones fueron verdaderos pioneros.


Todo empezó a mediodía. El Complejo Monumental Lavalle recién abría sus puertas. Yo era el único esperando. A esa altura, las entradas anticipadas para RT (Revolución Tóxica) estaban agotadas. De hecho, agotadísimas. Y mucha gente (yo, por ejemplo) se quedó con las ganas. Ojo, se llevarían a cabo dos funciones más al día siguiente y el martes 1º, pero quería verla en el preestreno absoluto. “A no desesperar”, me dije: los responsables del festival anunciaron que habría un remanente de entradas para comprar en el día. Apenas abrió la boletería, pregunté, pero no sabían nada de remanentes. Según la boletera, todo había sido comprado en la venta anticipada. Si llegaban nuevas entradas, no habría lugar para nadie más. Inevitablemente pensé en el nombre del sitio web al que represento.


¿Esperanzas perdidas? En absoluto. Pronto llegó la gente del BARS, y me puse a averiguar novedades. Podía surgir el remanente, o alguien podía devolver su entrada, o lo que fuera. Sería EL EVENTO del festival y no me lo quería perder. Los milagros ocurren, pero hay que estar atento.


Por lo pronto, me aseguré entradas para PZ y PZ: ZM. Nunca las había visto en pantalla grande, y la idea madre era ver las tres al hilo. Sería una hermosa sobredosis de infectados criollos.


Pasaron las horas. El clima era el de todo festival: saludos y charlas ocasionales con amigos y conocidos. Y, por supuesto, fotos. Fotos de stands, de posters, de gente formando fila o ingresando en las salas.


Debo conseguir entrada, debo conseguir entrada


A las 16 hs entré en la sala 6, donde proyectaban La Casa por la Ventana, co-dirigida por Esteban Rojas, uno de los pilares de la distribuidora VideoFlims, que tiene su stand en el segundo piso del complejo y forma parte de la organización. Volví a reírme como la primera vez que la vi, sobre todo con los ringtons de los celulares que usan los personajes.


Luego, juntada con el gran amigo Sebastián De Caro. El plan: gozar las tres PZ de un saque. Yo ya había sacado un par de entradas más. Seba tenía entrada para RT. Yo no perdía la oportunidad de conseguir una para mí también.


A las 18 hs, en sala 2 (donde también proyectarían las secuelas), comienza Plaga Zombie. Es como subirse a un DeLorean imaginario y viajar 15 años atrás. Resulta muy loco ver a los Farsa tan chicos y haciendo historia con la epopeya zombie protagonizada por el ex estudiante de Medicina Bill Johnson (Pablo Parés), el luchador de catch venido a menos John West (Sebastián “Berta” Muñiz) y el nerd Max Giggs (Hernán Sáez). Walter Cornás ya iba camino a convertirse en el Robert de Niro del cine independiente argento, y Paulo Soria no tenía problemas en interpretar a todas las variaciones de zombies posibles. La historia detrás de la película es conocida: filmada los fines de semana, con una cámara de video hogareña, editada en cámara, usando para el maquillaje plastilina y colorante para torta… pero siempre, siempre, con pura pasión, amor, y un profesionalismo adquirido en cortos que venían haciendo desde principios de los ’90. Influida por las terrorífica comedias de Sam Raimi y Peter Jackson, PZ no es una locurita juvenil ni un simple carnaval de sangre y tripas. Es una película con las pelotas bien puestas, y una de las más frescas, atrevidas, imaginativas, desopilantes e inspiradoras del cine argentino moderno. Una película que, además, no pierde vigencia, ya que el público —hubo mucho público— nunca paró de reírse ni de aplaudir. De Caro se sabía cada línea de diálogo. ¡Gran experiencia!


A la salida, volví a preguntar si sobró alguna entrada para RT o algo por el estilo. Sin novedades, por el momento. Tarareé mentalmente “All a Need is a Miracle”, de Mike and the Mechanics. En tanto, el periodista y productor Juan “Elvis” Pereyra me hizo una minientrevista acerca del fenómeno Plaga Zombie.


Aparece Walter, con poster del nuevo opús zombístico. Debía colocarlo en un cartel compuesto por unas cuantas varillas. Lo ayudamos un poco, pero estaba por comenzar la película y debimos partir.


A las 20 hs, en la misma sala, también a sala llena, Plaga Zombie: Zona Mutante. Esta secuela continua minutos después de dónde terminó la aventura anterior, y es aún más profesional, más ambiciosa y con más desarrollo de personajes. John y Max revelan un costado de sí mismos tan podrido como los zombies y hay tensión entre ellos. Por otro lado, hay una divertida secuencia en un supermercado que podría haber inspirado una similar en Exterminio, de Danny Boyle. (igual, ambas secuencias tienen un sabor a Dawn of the Dead, de George A. Romero, padre de todos los no muertos antropófagos). Es genial cómo los Farsa logran mantener la frescura, a la vez que doblan la apuesta creativa, incluyendo más monstruos, más locaciones y elaboradas secuencias de acción, además de una inesperada vuelta de tuerca sobre el por qué de los zombies. Una vez más, la gente lo agradece con carcajadas y aplausos.



Cuando salimos, y como era de esperarse, la cola para RT se extendía por casi toda Lavalle.


“¡Quiero verla HOY!”, pensé, y, luego de saludar al inigualable Sebastián Rotstein (también jurado de competencia de cortos) y a su pareja Natalia Hernández, me puse a averiguar si podía ingresar de alguna manera, si sobraba alguna entrada a último último momento, lo que fuera. Pese a la buena predisposición del staff, las perspectivas no eran muy alentadores.


Consideré practicarle sexo oral y dejarme penetrar por quien fuera, cuando , antes mi vista, apareció una entrada. La había conseguido Seba, por su lado. ¡GROSO! ¡Podría cumplir mi meta de ver las tres en continuado!


22 hs. Entramos en la sala 2, nuevamente. El preestreno vino con tutti: un grupo de agentes feroces y armados daba vueltas en busca de zombies que pululaban entre los espectadores. Casi no quedan butacas vacías. Nadie quiso perderse EL EVENTO. Varias caras conocidas: Sergio Salgueiro, editor de Fan Ediciones; Lucio Ferrante, joven y fanático de esta movida, que se vino de su Mar del plata natal especialmente para este sábado de BARS; Hernán “El Moya” Moyano, de Paura Flics; Fernando Martín Peña y Fabio Manes, dos de las personas que más saben de cine en la Argentina…


Como antes de cada función, proyectan spot de VideoFlims. En este caso, el de la productora Vaco Moloco, en el que muestra el camino de los dueños de la empresa, al ritmo de “What a Feeling”, de Irene Cara, tema principal de Flashdance. Glorioso. Después vino el spot del BARS, que incluye puro rock ‘n’ roll y criaturas extrañas, siempre con toda la onda. Haciendo gala de carisma y humor, Esteban Rojas y Juan “El Vasco” Oyharçabal estuvieron a cargo de la presentación de la película. Luego se sumó el equipo Farsa. Hablaron brevemente de la realización, contaron que no veremos la versión terminada, y recordaron al director de fotografía Diego Echave, a quien está dedicada la película.


Bajan las luces… Y aparece una perlita: un corto de Farsa en sus comienzos, cuando sus creadores eran unos pequeñines que ya la descosían con la cámara. Todos disfrutaron de esa breve historia de samuráis y viajes temporales.


Comienza Plaga Zombie: Zona Mutante: Revolución Tóxica.


Comienza la magia.


Y se aplica la frase “Es todo lo que promete, y más todavía”. Los primeros minutos incluyen apariciones especiales de luchadores del cine argentino de género, como Daniel de la Vega, Laura Casabé, Mad Crampi y Adrián García Bogliano. A continuación, Bill, John y Max harán lo imposible por salvar al mundo de la amenaza alienígena que convierte en zombies a las personas. Hay nuevas subtramas que, sin bien ponen en peligro el ritmo, están tan genialmente hechas que el film no sería lo mismo sin ellas. Y, por supuesto, hay persecuciones, destripamientos, peleas, Walter Cornás como un desquiciado agente del FBI, un imperdible número musical y… ¡Mejor no arruinar más sorpresas! Sólo queda agregar que la sala explotó. Aplausos a rabiar, risas en cantidades industriales, maremotos de alegría y satisfacción.

Y así pude ver la trilogía Plaga Zombie de un saque, en cine, incluyendo el preestreno de la tercera parte, que tendrá su estreno oficial en marzo de 2012 (aunque en unos días será proyectada en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata).


Fueron seis horas de felicidad en su punto máximo. Todos vivieron algo similar, teniendo en cuenta las sonrisas y abrazos y felicitaciones para con los muchachos de Farsa. Vaya también mi agradecimiento para ellos, por demostrar que con pocos recursos se pueden hacer obras que marcan un antes y un después, y, principalmente, por nunca dejar de entretener.

orta@asalallenaonline.com.ar

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.