Coberturas Anteriores

18.02.16
Espanoramas 2016 _ Festivales

Espanoramas 2016: La Isla Mínima

La democracia naciente

Uno de los estrenos más importantes de la Muestra de Cine Español, Espanoramas 2016, es La Isla Mínima (2014), dirigida por Alberto Rodríguez y coescrita junto a Rafael Cobos. Estreno que no tuvo distribución hasta el momento en nuestro país a pesar de sus merecidos galardones.

La película se sitúa en 1980, durante la presidencia de Adolfo Suárez, primer presidente elegido en elecciones democráticas tras la victoria del dictador fascista, Francisco Franco, y narra la desaparición de dos chicas adolescentes en un pueblo andaluz de las marismas del Guadalquivir y su investigación a cargo de dos policías enviados desde Madrid.

La ganadora de los premios Goya de 2014 es un thriller policial de carácter sociopolítico con un clima canicular y lóbrego, que ha sido comparada acertadamente por la crítica especializada con la primera temporada de la serie televisiva True Detective por la similitud de su trama y su ambientación.

Al inmiscuirse en las vidas de los habitantes del pueblo y en las zonas aledañas, el joven detective Pedro Suárez (Raúl Arévalo) y su experimentado compañero Juan Robles (Javier Gutiérrez) comienzan a vivir las contradicciones de la nueva España, que salpica como sangre la historia de cada uno. La sordidez del relato va de la mano de la corrupción de todos los estamentos sociales por la dictadura franquista convirtiendo la investigación en el destape de una olla a presión.

Al investigar en medio de una huelga masiva que tiene paralizado todo el pueblo, los detectives encuentran que ya han desaparecido otras adolescentes engañadas bajo la fachada de una oportunidad laboral en la ciudad.

La Isla Mínima crea una atmosfera opresiva a partir de una gran manipulación psicológica de los personajes, gracias a una inteligente y versátil narración de carácter policial. El franquismo y la democracia chocan constantemente bajo el tamiz de la nueva época y las recientes mascaras intentan ocultar las cicatrices de una sociedad con una herida fundacional.

El opus de Rodríguez logra reconstruir exitosamente el clima de época con su idiosincrasia y sus formas a través de las extraordinarias actuaciones de todo el elenco. El guión persigue la sombra del abuso que siempre acecha donde el poder aplasta y deprava. La angustiante fotografía de Alex Catalán que destaca la belleza del litoral andaluz, alrededor del río Guadalquivir con unos exquisitos planos cenitales, le permite al film una amalgama enmudecedora entre la angustia de la trama y indolencia del paisaje.

Las contradicciones de un cambio de época estallan en La Isla Mínima dejándonos a la deriva sin héroes, tan solo con pueblos quebrados por una dictadura fascista. Tal vez quien mejor haya expresado lo que película busca transmitir sea Antonio Machado hace mucho tiempo viviendo la tragedia de la Republica española:

Ya hay un español que quiere

vivir y a vivir empieza,

entre una España que muere

y otra España que bosteza.

 

Españolito que vienes

al mundo te guarde Dios.

una de las dos Españas

ha de helarte el corazón.

calificacion_5

 

 

Por Martín Chiavarino

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.