Festivales

11.03.15
Festivales _ Pantalla Pinamar 2015

Pantalla Pinamar 2015 – Día 4

Martes 10 de marzo.

La noche anterior en Pantalla Pinamar significó, entre otras cosas, la presentación de la película argentina Showroom, protagonizada por Diego Peretti, motivo de la primera conferencia de prensa de la mañana. El actor no estuvo presente, pero si el director Fernando Molnar y el productor Nicolás Batlle. El director habló sobre la génesis del proyecto –sobre todo, cuestiones con las viviendas-, acerca de cómo fue estrenarse como director de largometrajes luego de una trayectoria haciendo documentales como Rerum Novarum y Mundo Alas. Molnar agradece la gimnasia que le dieron los documentales, aunque el mecanismo entre un lenguaje y otro es diferente: en la ficción no es posible dejar elementos al azar ni usar la cámara. Y en cuanto a cómo surgió la necesidad de pasar a la ficción, notó que la historia pedía ser contada en ese registro; no había una imperiosa necesidad de pasar a la ficción. Dio detalles de la temática de la historia -una crítica a cierta clase social argentina, que pretende conservar el status aún cuando la situación económica no está a la altura- y habló sobre Peretti: pese a los miedos iniciales de trabajar con un actor de su talla, fue una gran experiencia. Por su parte, Batlle habló sobre cómo la Ley de Cine permite filmar películas y hacer co-producciones, y del trabajo y los logros de Magoya Films, productora que comandan él, Molnar y Sebastián Schindler, director de El Patrón. Radiografía de un Crímen, que sigue en las carteleras del país. Batlle destacó el valor de la prensa para la difusión de sus recientes largometrajes y no le tembló el pulso al afirmar que Joaquín Furriell será el próximo Darín”.

A continuación, conferencia del work in progress de Sanfelices, de Roberto Lázaro, quien vino acompañado de la directora de fotografía Raquel Rodríguez. La charla vino ilustrada gracias a imágenes emitidas por un monitor, donde se aprecian algunas escenas. Lázaro habló sobre las dificultades de hacer cine independiente y de cómo nació particularmente este proyecto, que llevó a cabo con otrora alumnos suyos cuando daba clases de cine en Madrid. El objetivo de los realizadores era incluir a la ciudad de Soria, tierra natal del director, en un drama sobre un muchacho y su madre enferma. Rodríguez explicó cómo reunieron un equipo eficiente, siempre compuesto de ex alumnos y compañeros, y de la necesidad de que el proceso fuera lo más profesional posible: los trámites y los contratos con actores y técnicos se realizaron dentro de un marco legal. De todas maneras, el modo de producción seguía siendo contrario al de un film industrial, ya que rodaban luego de las horas hábiles, utilizando los recursos disponibles, cuando se pudiera, con un equipo de 30 personas. También destacaron la importancia de Internet para difundir la obra, a través de páginas web y cuentas en redes sociales, siempre manejadas por los mismísimo realizadores. Para los jóvenes, según Rodríguez, es un master de cinematografía, un paso importante para crecer profesionalmente. Lázaro añadió que sólo falta rodar un 20% de la película en los próximos días, y que están en busca de un co-productor igual de joven e independiente que ellos. Intercalados entre los testimonios de los cineastas, clips del backstage y un tráiler, donde ya es posible notar un tono emotivo.

Luego le tocó Johannes Naber, director de Tiempo de Caníbales, film alemán presentado el día anterior. Es el primer largometraje de Naber, quien viene de los avisos publicitarios, y le implicó una investigación sobre el mundo de los asesores. De todas maneras, aclaró que la intensión nunca fue buscar realismo sino puntualizar en un tono grotesco. Además, dio detalles de lo exhaustivo del casting y de cómo los ensayos fueron cruciales recién antes de filmar, ya que antes el director se concentró más en charlas con los actores acerca de la psicología de los personajes. También confesó que el proyecto fue concebido para cine, pero luego mucha gente de teatro se interesó en adaptarlo, por lo que hizo el camino inverso a tantas piezas teatrales que luego recalan en la pantalla. En cuanto a si sigue teniendo amigos asesores empresariales, aclaró que no provocó hostilidad entre ellos y que hasta una empresa mostró la película en un festejo navideño, dato que provocó risas entre los presentes.

Para finalizar, conferencia de Convenio INCAA/CAIC, Jornadas de Consultorías de Producción para los proyectos ganadores del Concurso Federal de Proyectos Raymundo Gleyser, en su séptima edición. Celina Defranco, coordinadora de la iniciativa, habló del convenio y destacó la importancia de las asesorías para los jóvenes realizadores. Carolina Álvarez, representante de CAIC, rescató los beneficios de la experiencia en conjunto lo importante de darles espacio a los productores que muchas veces arman los proyectos desde cero. Luis Mamani, productor de El Maestro (proyecto ganador por la región NOA), manifestó la alegría y la responsabilidad que implica llevar adelante un sueño. Cuando llegó la ronda de preguntas, intervino Liliana Mazure, reciente presidenta del INCAA y hoy diputada; se mostró orgullosa de haber sido una parte de los logros del Instituto de Cine y reveló que lleva adelante proyectos de ley relacionados con la producción nacional.

Esa misma tarde fueron proyectadas otras dos de las películas proyectadas en el 67º Festival de Cannes: El Otro Lado del Éxito, de Olivier Assayas, yMr. Turner, dirigida por Mike Leigh. Pero ninguna función cautivó tanto como la de la versión restaurada La Fiesta de Babette, enorme comedia dramática de época, dirigida por Gabriel Axel, que en 1987 se convirtió en la primera obra de Dinamarca en ganar el Oscar a la Mejor Película Extranjera. Por el lado de los films argentinos, dos de los recientes trabajos de Ezequiel Acuña y José Campusano: La Vida de Alguien y El Perro Molina, respectivamente.

Es martes y la temporada de verano terminó desde hace poco, pero Pantalla Pinamar se encarga de ofrecerle a la gente otra vía de escape, esta vez desde el cine.

 

El Otro Lado del Éxito, de Olivier Assayas (Francia, 2014 – Hoy es Mañana)

Con una trayectoria que comenzó en los ’80, el francés Olivier Assayas es uno de los nombres más fuertes del cine francés, europeo y mundial. En El Otro Lado del Éxito, su nuevo film apostó a un nuevo desafío: rodar en inglés, pero sin perder la audacia de siempre.

Maria Enders (Juliette Binoche), una actriz veterana, viaja al poblado Sils María, en los Alpes Suizos, junto a Valentine (Kristen Stewart), su asistente, con el fin de prepararse para su próximo papel teatral: Sigrid, una mujer que se enamora de otra, más joven. María ya había participado en esa obra, 20 años atrás, en el rol de la muchacha. Adaptarse a su nuevo papel no será fácil. Y pronto se sumarán dos cuestiones fuertes: la muerte del director que la descubrió y la presencia e Jo-Ann Ellis (Chlöe Grace Moretz), una joven y bonita estrella de Hollywood propensa a los escándalos, quien ahora interpretará a la.

Además de funcionar como una historia sobre el mundo del espectáculo, con sus miserias, envidias y locuras varias, Assayas habla sobre la relación entre dos generaciones, sobre el deseo, sobre el paso del tiempo. Temáticas muy similares a las de la reciente y muy oscarizada Birdman, de Alejandro González Iñárritu. Sin embargo, esta producción apuesta a un estilo menos vistoso y más contenido, pero siempre honesto.

Entre María y Valentine se genera una interesante tensión sexual que difumina la diferencia entre la preparación actoral y el mundo real. El mérito se debe al dúo protagónico. Juliette Binoche, siempre excepcional, en un personaje que tiene mucho de su vida profesional (entre otras cosas, alterna papeles en películas intelectuales con superproducciones de Hollywood). Kristen Stewart se luce en otro papel que le permite alejarse cada vez más de la Saga Crepúsculo. Su verdadero talento puede apreciarse en films más intimistas y atrevidos, como The Runaways y Camp X-Ray. No por nada, gracias a su interpretación de Valentine obtuvo el premio César a la Mejor Actriz de Reparto, logro nunca antes conseguido por una estadounidense. En cuanto a Chlöe Grace Moretz, aparece poco en pantalla, pero forma parte de una suerte de parodia espacial de Hit-Girl, la superheroína políticamente incorrecta que inmortalizó en Kick-Ass y su continuación.

El Otro Lado del Éxito es sátira intimista a cargo de uno de los realizadores más notables del cine moderno.

calificacion_4

La Vida de Alguien, de Ezequiel Acuña (Argentina, 2014 – Y el Ganador es…)

Nada Solo, Como un Avión Estrellado, Excursiones. Tres películas que convirtieron a Ezequiel Acuña, en el vocero cinematográfico de una generación.

En la misma línea que sus anteriores trabajos -principalmente Nadar Solo, con el que tiene varios puntos en común, La Vida de Alguien tiene como protagonista a Guille (Santiago Pedrero, fetiche del director), un músico que reúne a su vieja banda para sacar su primer disco, que habían grabado hace años pero que por diferentes motivo quedó en una nebulosa. La idea es salir a tocar nuevamente, retomar aquello que los hacían tan felices cuando iban a la secundaria. Pero debido a algunas bajas, se suman nuevos integrantes, como Luciana (Ailín Salas), una joven y fresca estudiante de música, de la que Santiago terminará enamorándose. Pero en ese contexto de giras, notas y amor surgirán asperezas del pasado que podrían complicarlo todo.

Una vez más, Acuña presenta un microcosmos basado en la juventud, el rock, la amistad, el amor, siempre con un estilo personal, sin estridencias, pero muy vívido, muy humano. Además, permite adentrarnos en una banda independiente, con sus pequeños triunfos personales y sus miserias. Y sin apartarnos del aspecto musical, tan importante en la obra de Acuña, aquí corre por cuenta de la banda uruguaya La Foca, cuya historia también sirvió de inspiración para la película.

La Vida de Alguien es Ezequiel Acuña en estado puro y un nuevo punto de referencia para los jóvenes de todas las edades.

calificacion_4

Mr. Turner, de Mike Leigh (Inglaterra/Francia/Alemania – Hoy es Mañana)

En más de cuarenta años de carrera, el británico Mike Leigh no se convirtió en un director masivo, pero sí logró consagrarse ante la crítica y un público selecto gracias a obras personales, intensas. Dos buenos ejemplos son Secretos y Mentiras –por la que ganó la Palma de Oro en 1996- y El Secreto de Vera Drake. No pocas veces incursionó en el cine de época, como en Topsy/Turvy.

Mr. Turner se refiere a J.M. William Turner (Timothy Spall), un pintor del siglo XIX, cuyos trabajos sirvieron de punto de arranque para la pintura impresionista. Lejos de ser un caballero, este artista lucía mal, se comportaba peor (modales poco educados y comportamiento sexópata, aunque sin intenciones nefastas), pero su talento con los pinceles lo elevaba a la categoría de genio.

Más allá de tener un elenco numeroso, Timothy Spall es quien carga con el peso del film. La hosquedad de su personaje bordea el grotesco -sus gruñidos resultarán inolvidables-, pero el actor sabe llevarlo en la dirección adecuada y el público enseguida se encariña con él. Spall tiene la oportunidad de lucirse en producciones británicos de estas características, y nadie sabe explotar su talento mejor que Leigh.

La recreación de época es otro punto alto; una Inglaterra Victoriana, en donde conviven el refinamiento de las clases altas con la peste de los bajos fondos, siempre con un cuidado trabajo del director de fotografía Dick Pope; desempeño que tuvo merecida nominación al Oscar.

Las dos horas y media de duración se sienten desde el principio y la película por momentos se pone muy densa y repetitiva. Un detalle que, pese a todo, no atenta contra el resultado final.

Mr. Turner difícilmente sea recordada como uno de los trabajos más memorables de Mike Leigh, pero siempre es interesante ver el nuevo film de un cineasta que siempre genera expectativa.

calificacion_3

Sigan nuestra cobertura vía Twitter, cliqueando aquí.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.