Festivales

14.03.15
Festivales _ Pantalla Pinamar 2015

Pantalla Pinamar 2015 – Día 7

Viernes 13 de marzo.

Quedan horas de Pantalla Pinamar 2015. Horas de más cine, horas sin desperdicio.

La primera conferencia de prensa del día estuvo dedicada a El Prisionero Irlandés, co-producción de época, acompañada por sus realizadores y protagonistas.

Luego, conferencia de Contrasangre, de Nacho Garadsino, con participación del director y de los actores Juan Palomino y Daniel Valenzuela. Garassino confesó que el proyecto comenzó en la edición de Pantalla Pinamar donde presentó El Túnel de los Huesos. Palomino habló sobre su nueva similitud de su personaje con el de Diablo (un antihéroe que parece acabado pero que tiene una oportunidad de hacer las cosas bien) y cómo en la madurez le llegó la oportunidad de tener papeles fuertes en el cine, sobre todo en películas de una nueva camada de cineastas que no le temen a los géneros. Durante algunas de estas respuestas, los tres hicieron chistes y le dieron un tono divertido que permite notar una estupenda química. Garassino también confesó su gusto por el policial, en el cine y en la literatura, y por directores como Brian de Palma; para la película tuvo en cuenta los libros de David Goodis, otrora adaptado por directores como Truffaut. Valenzuela manifestó su contento por ser tan convocado en el cine nacional; sus próximas participaciones serán en Kryptonita, nuevamente junto a Palomino, y en lo nuevo de Israel Adrián Caetano.

Palomino y Valenzuela volvieron para la siguiente conferencia, pero para hacer un balance de la primera edición del Festival Internacional de Cine de las Tres Fronteras, donde el primero oficia de director, y el segundo, de productor. Celebraron la llegada de cine a un lugar donde no lo había, y que la Triple Frontera es mucho más que el lugar que muchos señalan como epicentro del narcotráfico. Palomino agradeció la gran cantidad de participantes y el apoyo recibido por colegas y otros profesionales de la industria. “Queremos generar una mirada distinta de una zona maravillosa”, agregó. Valenzuela dio detalles de cómo comenzó la iniciativa del festival, de cómo se pasó de un sueño a una realidad y del desafío de llevar el cine a esa zona, lo que implicó levantar enormes carpas con pantallas a las que concurrieron más de 11.000 personas. “Consideramos el cine como una herramienta cultural para mostrar lo bueno y lo malo”. Además, y con banners incluidos, presentaron la segunda edición, que será realizado en octubre. También hubo dos videos: uno, sobre Misiones, y otro, con un completo resumen de la primera edición del festival.

A continuación, conferencia 2015: Año de Italia en Latinoamérica y del film Una Lágrima por Ítalo Barocco. Hablaron Teresa Castaldo (embajadora), Roberto Stabile (Director de Relaciones Internaciones de ANICA) y Bárbara Tabita (protagonista de la película), más la presencia de Lucrecia Cardozo, presidenta del INCAA. Destacaron la importancia del cine italiano, desde siempre, y el éxito de las películas de ese país que están proyectando en Pantalla Pinamar. Informaron sobre el cine italiano que será estrenado comercialmente y de todas las iniciativas a concretar durante 2015. Por su parte, la actriz habló acerca de Ítalo: una comedia dramática sobre una familia y un perro labrador, que incluye un mensaje sobre la comprensión y la fe.

Después llegó la conferencia de El Almuerzo, con la presencia del director Javier Torre y tres de los protagonistas: Jean-Pierre Noher (encarna a Jorge Luis Borges), Alejandro Awada (hace del dictador Jorge Rafael Videla) y Jorge Gershman (encarna al escritor Haroldo Conti en sus últimos días). Los actores manifestaron sus sensaciones trabajando en una película a la que calificaron de necesaria, ya que captura un momento muy específico e incómodo de un momento duro de la Argentina. Awada destacó que, tras la función de la noche anterior, la película ya es motivo de debate, lo que resulta muy positivo. Torre dijo que también es una película con un fuerte mensaje femenino, ya que las mujeres aparecen poco, pero cumplen funciones claves. Además, remarcó que su intención nunca fue juzgar las acciones de los representantes de la cultura que se sentaron a almorzar con Videla: “Lo que yo hice es contar la historia de la manera más respetuosa y cálida posible. Y agregó: “Un director de cine no es quien para juzgar sino un contador de historias, un buscador de perlas”.

Por último, conferencia del film noruego Beatles, representado por el productor Jørgen Storm Rosenberg y por Louis Williams,el joven protagonista, quien comenzó contando cómo se preparó para el personaje, un fanático de Los Beatles: leyendo la novela en la que se basa la historia y escuchando mucha música e investigando sobre los ’60, década en la que transcurre la acción. Una de las cuestiones originales era cómo había hecho la producción para conseguir el uso de temas de la banda, algo muy difícil incluso para producciones grandes. El productor confesó lo duro que resultó, ya que era esencial para la trama. Pero superaron los obstáculos y pudieron usar un puñado de temas originales. Astri Blindheim, directora de eventos culturales  de Norwegian Film Institute, contó cómo es la producción en ese país, entre cortos y largometrajes, y la embajadora reveló planes de organizar un festival de cine noruego en Buenos Aires, posiblemente en noviembre.

Por la noche, y con la llegada del fin de semana, las salas del Oasis rebalsaron de público. La muy exitosa Ocho Apellidos Vascos se robó la jornada con sus buenas dosis de humor ibérico. Una divertida manera de ir despidiéndose de Pantalla Pinamar 2015.

¡Pero todavía queda un día!

 

Choele, de Juan Sasiaín (Argentina, 2013 – Hoy es Mañana)

Pasar de la niñez a la pubertad nunca es fácil. Menos para Coco (Lautaro Murray): vive con su padre (Leonardo Sbaraglia) en la ciudad de Choele Choel, de la que está por partir para irse a vivir con su madre. Y días antes de la partida, llega Kimey (Guadalupe Docampo), una muchacha atractiva y buena onda, que revolucionará las hormonas del chico.

En el mismo estilo sutil y entrañable, pero no menos interesante, de La Tigra, Chaco, la película que co-dirigió con Federico Godfrid, Juan Sasiaín debuta en solitario con una historia sobre la madurez, la amistad, la relación entre padres e hijos y la inocencia del primer amor (sobre todo, del amor por alguien mayor que uno). Hay situaciones graciosas, pero también momentos de incomodidad y de tensión sexual en un inesperado triángulo amoroso.

Los tres protagonistas tenían la responsabilidad de sostener la historia y lo logran con creces. Leonardo Sbaraglia demuestra que sabe componer toda clase de personajes (en este caso, un mecánico de pueblo que ama a su hijo y teme perderlo) y Guadalupe Docampo hace rato que dejó de ser una promesa de la actuación; sólo le falta el papel que termine de catapultar su carrera. Y Lautaro Murray es toda una revelación, ya que es una mezcla de frescura y carácter con la que el público enseguida sentirá empatía.

Choele es simple, pero no simplista, y deja en claro que Sasiaín es un autor a seguir.

calificacion_3

Ocho Apellidos Vascos, de Emilio Martínez-Lázaro (España, 2014 – Hoy es Mañana)

Como en la vida y en el cine, el amor todo lo puede. Incluso que Rafa (Dani Rovira), andaluz hasta la médula, salga de sus pagos en Sevilla para buscar a Amaia (Clara Lago), una chica a la que conoció una noche. Pero hay un detalle no menor: ella es vasca y aún vive en esas tierras tan denostadas por el muchacho. De todas maneras, viaja hasta el poblado de Argoitia. Tras rechazarlo inicialmente, Amaia se aferra al joven para que se haga pasar por su pareja, con el fin de contentar a su padre (Karra Elejalde), un vasco chapado a la antigua, durante unos días que llega de visita. De pronto, Rafa deberá hacerse pasar por un novio… de origen vasco.

La exitosa comedia romántica española se basa en una serie de enredos cada vez más desopilantes y en la tensión entre los españoles y el País Vasco, que reclama su independencia. De hecho, por una de esa cadena de mentiras, Rafa terminará convirtiéndose en un líder revolucionario de esa parte de la Península Ibérica.

El comediante Dani Rovira se consagra con este rol de joven romántico y ocurrente, capaz de las salidas más creativas con tan de sortear el problema de turno. Carmen Machi también se luce como Merche, la otra andaluza de Argoitia.

Pese a su impronta localista (la rivalidad entre vascos y españoles, principalmente), la película se sostiene por su planteo universal y el carisma de sus personajes, que terminan comprando al público de todo el mundo.

calificacion_3

 

Sigan nuestra cobertura por Twitter, cliqueando aquí.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.