08.03.16
Festivales _ Pantalla Pinamar 2016

Pantalla Pinamar 2016: Día 3 – Conferencias de prensa

Lunes 7 de marzo.

Una semana distinta en Pinamar. Está claro que no será una semana más cuando se está desarrollando el festival que pone a la ciudad en el mapa cinematográfico.

La primera conferencia de la jornada: adelanto de Monserrat, película codirigida por José Manuel “Che” Sandoval y Antonella Costa. Un adelanto de ocho minutos mostró a jóvenes discutiendo por asuntos familiares y sentimentales (con cámara en mano y planos secuencia), y a otros en solitario, que incluyen tomas subacuáticas. Al finalizar la proyección, los directores comenzaron a responder preguntas. Dieron detalles sobre el nacimiento del proyecto (surgido desde el taller de actuación frente a cámara dictado por ella), el trabajo con los actores (algunos de los alumnos del taller). Costa le agradeció a los actores y técnicos con los que trabajó desde joven por la importancia de su formación como actriz y directora: “Mi formación no fue académica sino trabajando”. Aclaró que todo el equipo participó ad honorem, pero con pasión y dedicación, y destacó que fue una primera experiencia para todos: para Che (codirigiendo), Antonella (dirigiendo) y para actores (actuando). Fue una iniciativa tan independiente, que ellos mismos fueron los productores, ella cocinaba el catering y él trasladaba al equipo.

Luego siguió la conferencia de Operación México, ópera prima de Leonardo Bechini. Estuvieron presentes el director, sus actores (Luciano Cáceres, Ximena Fassi, Paloma Contreras), y Willy Lemos, que ofició de coach actoral. El director respondió preguntas sobre su llegada al proyecto (basado en una novela de Rafael Bielsa, a su vez inspirado en el líder montonero Tucho Valenzuela, que fue obligado a actuar de contraespía durante la última dictadura militar) y de su tranquilo tránsito de la televisión a la pantalla grande. Quien suscribe le preguntó a Luciano Cáceres (que reemplazó a Joaquín Furriel, ocupado por otras cuestiones laborales) sobre su trabajo con el personaje, y su respuesta comenzó dando detalles de su trabajo de investigación (con sobrevivientes de la época y estando en contacto con quienes lo conocieron), y se extendió al contar sobre cómo el guión lo afectó de manera personal, y reveló un vínculo inesperado: el padre supo proteger al verdadero Tucho.

La tercera conferencia estuvo consagrada a la actualidad del cine polaco. Pawel Majkut, agregado cultural de la embajada de Polonia –otro de los países invitados-, y el periodista Pablo De Vita comenzaron a contra sobre el origen del cine en ese país (influido con cuestiones políticas y sociales y por la Segunda Guerra Mundial), hasta llegar a las nuevas tendencias y nombres. Majkut se detuvo en los films programados en esta edición del festival: Dioses (viene de ser la más taquillera en esa parte del mundo), Varsovia 44 y ¿Tanto Esfuerzo para Esto?  Además, el agregado se explayó sobre festivales y ciclos de cine que permiten impulsar la filmografía de su patria, y no dejó de referirse al porcentaje de salas que las películas polacas ocupan con respecto a las que vienen de los Estados Unidos: 28%.

Después llegó el turno de la española A Cambio de Nada, que trajo al director Daniel Guzman. Con muy buen humor, Guzman contó sobre la aventura de diez años que significó contar la película, centrada en la adolescencia y la vejez. “Intenté servirme de mis propias experiencias para darle autenticidad y verdad a la historia”, dijo. También se refirió a su abuela, que no sólo participa en el film (ganador en el Festival de Málaga) sino que se roba sus escenas, al punto de que fue nominada a Actriz Revelación en los Goya. Además, contó sobre cómo fue trabajar con niños y animales (siempre difícil a la hora de hacer cine), y con Luis Tosar, el más experimentado y famoso del elenco.

A continuación, conferencia de La Luz Incidente, de Ariel Rotter, que vino representada por la actriz Susana Pampín y la vestuarista Mónica Toschi. El cine de Antonini y de Bergman fue la influencia creativa, y eso se extendió al vestuario, ya que, según Toschi, la idea no fue hace una reconstrucción de época, pero sí más bien una recreación, evitando los clichés, ya que es fácil caer en eso cuando se retrata los ‘70. Pampín detallo sobre lo complejo de componer su personaje, que de alguna manera se basa en la madre del director, y del estupendo trabajo con sus colegas, empezando por Érica Rivas.

Por último, conferencia de Sonata para Violonchelo, largometraje español que vino representado por la productora María Matachana. Cuestiones como la génesis del proyecto, la financiación (mediante crownfunding) y el enfoque ideal para contar una historia tan delicada fueron algunas de las cuestiones que se tocaron. La película tendrá distribución nacional de la mano de Primer Plano, ya que Pascual Condito, responsable de la empresa, lo confirmó ahí mismo.

Luego llegó un agasajo a cargo de la Embajada de Polonia, donde Morelli se encargó de repartir los reconocimientos correspondientes.

Matías Orta

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.