Festivales

15.09.20
#TIFF20 _ Eventos _ Eventos _ Festivales

#TIFF20 | 180° Rule, por Carla Leonardi

Los gritos del silencio:

El plano cenital de las hornallas de la cocina que abre la opera prima de la realizadora iraní Farnoosh Samadi ya concentra simbólicamente los temas que va a desplegar: verticalismo patriarcal, lugar de la mujer, juicio y castigo.

180° Rule (Kahte Farzi, 2020), es un drama familiar basado en hechos reales que marca el comienzo de una trilogía que la directora ha concebido sobre el tema de los secretos y las mentiras. 

Sara (Sahar Dolatshahi) es una mujer perteneciente a una familia de clase media iraní que reside en Teherán. Es maestra de escuela y madre de Raha, una niña de 5 años. Su matrimonio con Hamed (Pejman Jamshidi) se encuentra estancado. El hombre se queja de los pelos que deja el gato y no muestra el mínimo interés por acompañar a Sara a un casamiento familiar en el norte del país, evento que a ella la entusiasma. 

En víspera del casamiento, Hamed avisa que tiene que viajar por trabajo en reemplazo de un compañero enfermo y le prohíbe a su esposa asistir al casamiento por su propia cuenta. Argumenta para ello que Raha no está en condiciones de viajar (la niña tiene algo de fiebre a raíz de un resfriado) y que ella no tiene experiencia para conducir sola en la ruta. 

Con su marido de viaje y su hija sin fiebre, Sara decide contravenir la ley del patriarcado y toma la decisión de asistir a la boda. El viaje se transforma en un secreto compartido entre madre e hija: Hamed no debe enterarse de ello bajo ningún concepto. A poco llegar a la aldea, en medio del clima frío y hostil, un pájaro muerto al otro lado de la ventana de la cabaña donde se aloja anuncia la tragedia familiar. 

Sara elabora una mentira acerca de las circunstancias en que fallece la niña, con intención de encubrir su desobediencia. Por supuesto, se trató de un accidente. Pero en el contexto de una sociedad donde el hombre tiene los privilegios, la insumisión de Sara puede considerarse negligencia y ser penada por la ley.

La opera prima de Samadi puede inscribirse en la genealogía de una tradición cinematográfica iraní que evoca a La separación (Farhadi, 2012) y La decisión (Jalilvand, 2018). La directora plantea un agudo cuestionamiento de la marcada disparidad que yace en el seno de la institución familiar en su país.

En esta línea, resulta interesante notar cómo la afrenta narcisista que sufre el marido por el desacato y la mentira de su esposa, junto a la necesidad de sancionarla por asumir su deseo femenino, adquieren más relevancia que el dolor por la pérdida de una hija, del cual Sara también participa. Del dolor de Sara, extraviada en la asunción del peso de la culpa y la condena social, nadie parece anoticiarse. 

Una de las claves a la hora de apreciar un film es tener en cuenta la idiosincrasia y la tradición cinematográfica del país del cual proviene. Si juzgamos 180° Rule desde nuestra mirada occidental, el desenlace funesto tanto de la trama central como de la secundaria (la de la estudiante adolescente de Sara que opta por un aborto clandestino), así como la interpretación exaltada de la protagonista ante el fallecimiento de su hija, pueden resultar excesivos y exagerados. Sin embargo, hay que decir en su favor que se evita la mostración abyecta y que intenta apuntar a una instancia de reflexión en el espectador. 

En el marco de una cultura con normas tan férreas e impiadosas respecto del deseo femenino, el secreto y la mentira (moralmente cuestionables) pueden aparecer como única opción posible de resistencia. La imposibilidad de ser alojada en un lazo fundado en el diálogo amoroso y comprensivo puede precipitar entonces el inexorable derrotero que conduce al destino de la patética tragedia. 

 

 

© Carla Leonardi, 2019

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Iran, 2020)

Dirección: Farnoosh Samadi.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.