16.01.12
Presentaciones y Conciertos

Jornadas de Paz y Dignidad

Jornadas de Paz y Dignidad

11 de Enero.

Teatro Sha.

En el marco de las Jornadas por la Paz y la Dignidad se desarrolló un evento artístico-cultural denominado en éste caso “América corre por el agua”.

El elemento motivacional del mismo: el Agua como recurso natural, fuente de vida, elemento codiciado y comprado, imprescindible para la vida de todos los seres vivientes del planeta. Sembrando conciencia sobre el uso del agua y su posible agotamiento si continuamos sin respetarla y cuidarla.

Es la primera vez que participo de un evento de éste tipo, y realmente no sabía bien con qué me iría a encontrar…Paso a describir lo que me llegó acerca del motivo de dicho encuentro.

Las Jornadas de Paz y Dignidad se celebran para elevar una voz heredada de nuestros ancestros expresada en las profecias que nos hablan del tiempo de la unión, la paz y la dignidad de los pueblos.

En 1992 mientras se celebraban los 500 años del Descubrimiento de América se instituyeron estas Jornadas, en la que salieron dos flechas o columnas de corredores moviéndose por miles de kilómetros en continua oración desde el norte de América, el Anahuac, y desde el sur del continente, el Tawaintisuyo, hasta encontrarse en la ciudad sagrada de Tehotihuacan, en el centro de México. Se conformó asi la Confederación del Aguila y el Cóndor, cumpliéndose la profecía de nuestros antepasados de la unión del norte con el sur.

Nuestros antepasados y ancianos nos han enseñado que corriendo con un propósito sagrado, se fortalece la unidad del ser humano con la naturaleza y el universo. En las Jornadas de Paz y Dignidad honramos el legado cultural, memoria viva de las naciones nativas de nuestro continente.
Es una carrera continental de 14.000 km que sale de México y pasa por Guatemala, Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Brasil, Uruguay, Argentina y Chile. Comienza en Tamoanchan, Nayarit, México el 1 de diciembre de 2011. Argentina recibe la carrera, proveniente de Brasil y Uruguay, el día 5 de marzo de 2012, para continuar su recorrido atravesando las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Río Negro y Neuquén, llegando a Kitralma, Chile, el 21 de marzo.

Corremos con el propósito de honrar el agua reconociéndola como elemento fundamental y sagrado para la vida.

La convocatoria del evento no fue de lo mejor…mucha gente no se enteró de esta fecha y el teatro se encontraba ocupado a medias, a pesar de que el programa musical y el motivo eran más que interesantes.

La jornada comenzó más de una hora tarde por motivos técnicos. Allí se presentaron en el escenario Lili (canto y sonajas) y Mariano (caja chayera).

Luego un orador y organizador del evento explica el motivo de nuestro encuentro y agradece a todos los presentes y los artistas que se han sumado desinteresadamente a ésta causa.

Continúa presentándose entonces el grupo de sikuris Kai Pacha Manta. Mucha energía y fuerza ancestral en un contexto extraño para este tipo de música. (teatro grande, gente sentada…). Cantaron y ejecutaron sus instrumentos típicos (quenas, sikus, bombo, caracol (¿)) y también aludieron al poder que tiene la Madre Tierra y a la devolución de las tierras a sus verdaderos y originales dueños. También leyeron palabras que llegaron vía Internet de una comunidad lejana, que quería estar presente también y comentaba el trabajo exitoso que habían realizado para salvar la vida de un halcón.

A continuación, llega uno de los momentos más esperados por el público. Se presenta Arbolito, banda de power-folk (si se me permite el neologismo), que deslumbrará al público con sus melodías llenas de fuerza, quenas y coros. Carnavalitos, sayas, chacareras, candombes, serán interpretados impecablemente con una vuelta de tuerca hacia el reggae y el rock.

Arrancan con un tema instrumental, continúan con una serie de temas que hacen alusión directa a la naturaleza, al derecho de tierras de los pueblos originarios, (tema que está siendo tan discutido últimamente y que muchos venimos ignorando hace rato), a la matanza de éstos pueblos y al origen del nombre de la banda Arbolito, realizando una narración que conmovió y erizó la piel de muchos. Arbolito era un indio ranquel que fue capaz de cortarle la cabeza a Federico Rauch en defensa de su pueblo, tras la cruel matanza masiva que realizaran estos que dicen llamarse patriotas durante el gobierno de B. Rivadavia.

Los músicos y músicas de Arbolito, provenientes de la Escuela de Música Popular de Avellaneda (EMPA) son excelentes. La banda está conformada por Ezequiel Jusid (voz, guitarra acústica y guitarra eléctrica), Agustín Ronconi (voz, flauta traversa, quena, charango, violín y guitarra), Diego Fariza (batería y bombo leguero), Andrés Fariña (bajo eléctrico y coros) y Pedro Borgobello (clarinete, quena, guitarra y coros).

Continúan los temas (“Baila baila”, “Te acostumbrás” , “Sobran”, “Pachamama”y el público ya comienza a despegar de sus asientos y a corear, bailar y saltar. Como se debe y amerita este tipo de música y de encuentro.

Las letras si se quiere,  nos siguen cuestionando acerca de nuestro continente, de quiénes somos, qué hacemos día a día, etc…

Arbolito finaliza su show, pero el público pide más y la banda le da más.

Finalmente se despiden y es el turno ahora de un tal Arturo, que con un gran poder de captación de la atención de la audiencia nos emitirá un “monólogo” acerca del agua.  Podría sonar aburrido pero nada más lejano a eso. Fue una especie de clase que realmente nos hizo tomar conciencia del valor que tiene el agua hoy en día para todos y por qué es urgente e imprescindible que hagamos algo para defenderla y cuidarla.

Le sigue la artista internacional invitada. Mafalda Arnauth, acompañada de un guitarrista y orgullo argentino, Ramón. Pronunciará unas bellas palabras en un español de España, en torno al tema de la noche: El Agua. El agua y la divinidad que ella posee, en la cual nos reflejamos (o no) todos nosotros. Nos interpretará una seguidilla de bellos temas, entre ellos un fado muy bonito “O mar faló de ti”.

Pasa la hora, (ya llevamos casi 4hs en el teatro!) Hambre, sed y sueño se apoderan de mí, pero… ¡No! es el turno de Karamelo Santo y ésta banda ¡pone pilas a cualquiera!.

La banda arranca con todo, ya todo el público está de pie y saltando.

Mucha energía para este cierre de evento en el teatro del barrio de Once.

La banda es numerosa! Conformada por 10 músicos en escena, ellos son.

Pedro Piro Rosafa,(Percusión y voz) Gody Corominas (Percusión y voz) Pablo Clavijo (Saxo tenor) Diego Apud (Bajo) Lucas Villafañe (Teclado y acordeón) Mariano Ponce de León (Batería) Alejandro Pozo (Trombón) Juan Pablo Pelaez (Trompeta), Martín Ponce (Guitarra y voz) y Federico Flores (Percusión electrónica, scratchs, sintetizadores y samples).

Mi primer sorpresa fue al notar que la voz principal de Karamelo, Goy, había cambiado por Martín Ponce. Esto se nota…y fue una gran desilusión para mí. Sin embargo la banda suena con la misma fuerza de siempre y ese espíritu libre y anárquico que lo caracteriza. Tocaron temas conocidos como “Guerrillero” ó “Fruta marga” y siguieron con material de su nuevo disco en clave de punk, reggaetón y cumbia. La gente estaba a pleno salto y alegría!

Fin de una larga noche mixturando música, cultura ancestral, alegría y concientización ciudadana. Interesante.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.