15.05.11
Críticas

¡Dolly Guzmán no está loca!

 

¡Dolly Guzmán no está loca!

Libreto, dirección y actuación: Mónica Cabrera. Asistentes de dirección: Ana Bonet y Lala Cianfagna. Diseño de iluminación y fotografía: Felicitas Bonino. Vestuario: Patricia Terán. Escenografía: Mónica Cabrera y Ana Bonet. Realización audiovisual, edición y cámara: Silvana Lopa. Elenco video: Marina Belatti, Gloria Cingolani, Roberto Monzo y Pablo Palavecino. Prensa: Te hago la prensa.

All About Dolly

Excéntrica, bizarra, explosiva, audaz y extremadamente divertida, o muchos más podrían ser los calificativos para la expresión artística de Mónica Cabrera; todo gira en torno a ella, o mejor dicho a Dolly Guzmán, su álter ego.

En su nueva obra ¡Dolly Guzmán no está loca!, de la cual Cabrera es autora y directora, narra como su alocado personaje, una artista de variedades en decadencia, es internada en un manicomio por el doctor Mnemo (Roberto Monzo) del cual logra escapar, aunque tendrá que enfrentarse a éste, ya que deberá recuperar su cabeza que el malhechor le ha robado.

La presentación tiene una interesante intercepción entre diversos actos al mejor estilo stand up por parte de Cabrera con segmentos audiovisuales que relatan diversos tópicos de la vida de Dolly, que a la mejor forma del falso documental, diferentes individuos irán presentando distintas historias y opiniones sobre la antihéroe en cuestión.

El argumento de ¡Dolly Guzmán no está loca! resulta un poco flojo, aunque en esta obra parece importar poco, todo resplandece a la figura y al unipersonal de Cabrera, destacándose sus chistes trastornados, sus canciones bizarras, su vestimenta cuasi kitsch y hasta su actitud al borde de lo guarro que plantea semejanzas con Divine, mítico personaje y actriz fetiche del cineasta John Waters y a sus despiadados films como Pink Flamingos.

A lo largo del transcurso de la obra, Dolly no hace otra cosa que entretener a su audiencia, con divertidos bailes, canciones pegadizas o con monólogos irónicos hacia diversas situaciones comunes dentro del universo habitual de la sociedad argentina contemporánea.

Cada acto de Cabrera es digno de su alucinación y a una larga trayectoria sobre el escenario; pero también es para acentuar el video que forma parte de la obra, el cual muy bien montado por Silvana Lopa e intercalado de gran manera con lo que transcurre en vivo, hacen de la combinación una alternativa más que correcta, a su vez de presentar a los demás protagonistas que solo participarán en el plano audiovisual.

¡Dolly Guzmán no está loca! destaca la atractiva actuación de Cabrera, la cual vale la pena conocer e introducirse en sus delirios y en un personaje sumamente desequilibrado que resulta tan importante para la obra que termina quedándose con casi toda la atención de ésta; como si poco importara lo que sucede, sino más bien que es lo que hace Dolly.

Teatro: La Carpintería – Jean Jaures 858

Funciones: Miércoles y Sábados 21 Hs

Entradas: Miércoles $40 Sábado $60.

 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.