27.07.17
Críticas _ Teatro

Empleado Cama Adentro

Ganadora del Concurso de Teatro Musical Fundación Julio Bocca, esta obra es una sorpresa que se estructura en tres actos anunciados a través de una singular presentadora encarnada por Julián Sierra. Como una incesante puesta en abismo “Historias del corazón” es el programa de televisión que, a su vez, trasmite Empleado cama adentro: una novela musical absurda.

El programa alude directamente al ciclo de cine que supo trasmitir por las tardes Telefé cuya anfitriona era Virginia Lago y, que en el caso de la obra, el personaje emula adoptando el mismo nombre de pila aunque transitando pasajes cercanos a Mirtha Legrand o Mamá Cora (personaje de Antonio Gasalla). También recrea la estética del mismo pero en un tono notablemente mucho más kitsch.

Por su parte la telenovela recorre los tópicos propios del género y sus principales conflictos, con personajes estereotipados y rápidamente reconocibles. Esto facilita el ingreso inmediato del espectador en la temática que solo tiene que observar y disfrutar; de las canciones, de las actuaciones, de las situaciones… del mundo maravilloso recreado por la obra.

La obra es un infantil para adultos en la mejor de sus acepciones; tiene algo de naif, de universo mágico representado coreográficamente. Un musical del off que no necesita de una mega producción o de una impactante puesta en escena dado que asombra y divierte desde la sencillez. El peso de la obra está puesto en las extraordinarias actuaciones de este colectivo de jóvenes artistas.

Sin embargo, la coherencia del vestuario acentúa las características de los personajes y la escenografía sitúa sin mayores distracciones o complementos, pero sin dudas aquello que hipnotiza son las secuencias rítmicas plagadas de canciones y bailes. La precisión en cada movimiento es un plus puesto que aun cuando no hay una escena musical se percibe la danza.

Empleado cama adentro tiene algo de Disney, algo de Ionesco, algo de Almodóvar y algo de Migré… es sumamente consistente en su tono de culebrón latinoamericano paródico y en su exaltación del gusto cursi y trillado. Una intención que muy fácilmente podría haber fracasado en este caso se trasforma en una propuesta consistente que explota.

Teatro: Border – Godoy Cruz 1838 – CABA

Funciones: sábados 21 hs.

Entradas: $200.-

calificacion_5

Alelí Jait | @alelijait

Dramaturgia y dirección: Matías Prieto Peccia. Elenco: Camila Aldet, Jair Almar, Belén Becerra, Belen Cruz, Lucila Madeo, Matías Prieto Peccia, Julian Sierra, Javier Valdez, Mariel Vélez, Daiana Vera. Vestuario: Carla Torrico Ramírez. Escenografía: Giulano Benedetti. Diseño de luces: Christian Camacho Solano. Audiovisuales: Catrina Factory.Música: David Monteros, Gaspar Scabuzzo. Letras de canciones: Matías Prieto Peccia. Fotografía: Catrina Factory. Diseño gráfico: Bheret Arnal, Matias Gordon, Romina Torrico Ramírez. Asistencia de dirección: Florencia Druetta. Producción ejecutiva: Romina Torrico Ramírez. Producción general: Matías Prieto Peccia, Romina Torrico Ramírez. Coreografía: Matías Prieto Peccia. Prensa: Romina Torrico y Matías Prieto Peccia.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.