25.08.17
6º Festival de Cine Nacional Leonardo Favio _ Festivales

6º Festival de Cine Nacional Leonardo Favio: Día 7

Jueves 24 de agosto.

Falta poco para que culmine la sexta edición del festival, pero quedan días de puro cine argentino, donde es posible ir viendo a las nuevas caras que ya están renovando la pantalla grande nacional.

 

Colonia Delicia, de Cinthia Konopacki (Cortometraje)

Konopacki se interna en las altas vegetaciones de la provincia de Misiones para retratar la tensa relación de un padre colono con su hija de trece años, quien está en pleno despertar sexual. Entre frutas y mermeladas de la feria, la muchacha pasea inocente y distraída a escondidas de su padre, que se muestra como una figura recia.

Ela, la muchacha, llega a conocer a Iván, un apuesto fotógrafo que despierta en ella sensaciones variadas. En este aspecto, Konopacki sugiere más de lo que muestra, y maneja la sutileza como una profesional.

Colonia Delicia le valió a su directora el premio en el concurso Historias Breves, organizado por el INCAA, hecho que propició casi la totalidad del financiamiento de la película. El resultado es un trabajo de prolijidad técnica, intenciones simples y profunda madurez.

 

El Porvenir (es tan irrevocable como el rígido ayer), de Silvina Estévez (Cortometraje)

Otro cortometraje que nos lleva a la más pura niñez. En febrero de 1947, se escucha por la radio de fondo un debate parlamentario en el que un hombre apasionadamente declara que la mujer no es lo mismo que el hombre, que es inferior. Ésta es la época de las calurosas charlas acerca del voto femenino, coronadas por la voz inconfundible de Eva Perón.

María juega en su casa y se disfraza para su madre (quien está por venir de una manifestación). Se pinta lo labios, se coloca un peinetón en el cabello y es burlada por sus tías, que la tildan de ridícula. Pero ella sigue fiel a su propósito. Sale a la calle y dibuja una rayuela.

Un cortometraje claramente feminista ambientado deliciosamente en la época. La marplatense Silvina Estévez, además, opta por darle aun más frescura a su película y nos concede el placer de disfrutar de Inés Estévez hacia el final del film.

 

Los Sentidos, de Marcelo Burd (2015 – Documental)

El tercer largometraje del director Marcelo Burd es un retrato acerca de los habitantes de Olacapato, una pequeña localidad de la provincia de Salta, para luego meterse de lleno en historias más concretas, como la de un matrimonio de maestros que convive día a día con la falta de suministros y con carencias de diferentes tipos.

Los chicos aprenden y se alimentan todo el año en esta escuela-comedor que les brinda una segunda casa y hasta los cuida de enfermedades. Cada día implica un nuevo desafío para cada alumno que aprende más que leer y que sumar y restar: los profesores, con esfuerzo y dedicación, les enseñan valores que le servirán durante toda su vida.

Pero el sueño de volar, de poder ganar un poco más de dinero y de ir a Buenos Aires a trabajar siempre está. La pareja, entre lágrimas e impotencia, debe decidir si comienza de nuevo en otro lugar o se queda a pelearla allí en el pueblo.

Marcelo Burd no titubea y hasta utiliza las metáforas para poder representar temas y subtemas que no parecen sencillos: el cohete que con botellas de plástico le enseñan hacer a sus alumnos es algo muy parecido a la sensación de volar lejos de allí. Los Sentidos (2015) es un documental más bien observacional, un poco intimista y apela al espectador a ser un poco más consciente de la realidad de los otros.

calificacion_3

 

 

 

Mujeres de la Mina, de Malena Bystrowicz y Loreley Unamuno (2014 – Documental dentro de Proyecciones Especiales)

Cerro Chico, Potosí, Bolivia. Una realidad que pocos conocen pero ellas sufren. Las trabajadoras entierran sus cansados pies en la tierra y el polvo cumpliendo su tarea de todos los días: sobrevivir trabajando en malas condiciones, rasgando de la piedra el pequeño trozo de mineral que les puede ser útil para ganar unos pocos pesos en el día. Ellas son las mujeres de los mineros muertos tempranamente; que se han quedado solas y ahora excavan las rocas y vigilan las entradas a las antiguas cuevas mineras.

En el pueblo las viudas de los mineros que murieron a causa de la silicosis se ganan la vida todos los días poniendo cuerpo y alma. Sus jornadas comienzan a la madrugada preparando a sus hijos para afrontar el día, luego van a trabajar con una carretilla al rayo del sol, luego preparan la cena con sus propias manos y, se nota, duermen poco. Esa es la vida de toda una comunidad de señoras que, a veces sin luz o sin gas en sus casas de piedra y adobe, subsisten ante un sistema que las va tragando de a poco: el empresario que les paga poco.

Malena Bystrowicz y Loreley Unamuno proponen un trabajo un tanto desprolijo a conciencia. Con una primera imagen que marca el tono y estilo de todo el documental, Mujeres de la Mina (2014) es de imágenes potentes y estremecedoras. El largo trabajo de investigación de las directoras aquí es perfectamente palpable. Aunque amplio en su temática que abarca varios personajes de forma coral, la película es concreta y directa; y a pesar de su trama sufrida y triste, se revela hacia el final un mensaje esperanzador y enérgico.

calificacion_3

 

 

 

Mala fortuna, de Martín Riwnyj (2017 – Largometraje)

Ambientado en los años 50. Un crimen, dinero del que se desconoce su destino y un romance que se convierte en una verdadera pesadilla para Hugo Felice, un tipo común. La trama intenta ser intrigante, pero no lo logra. Plagada de escenas largas y diálogos interminables, la película se queda en el camino.

Hugo Felice frecuenta todos los domingos el mismo bar, cuyo camarero amigo y confidente (una participación de Lalo Mir que no tiene desperdicio) lo espera con el mismo trago entre sus manos. Aquí ya se puede palpar la atmósfera clásica detectivesca de los policiales negros, y cuenta con un buen trabajo de arte (aunque con algunos detalles).

Cuando aparece Delia -una mujer que puede lograr cualquier cosa que se proponga gracias a un instinto de seducción que se percibe apenas entra- todo cambia, el ambiente se va enrareciendo cada vez más, pero la trama va perdiendo fuerza por varios excesos: de diálogo, de música, de escenas extensas y algunas fallas de sonido de post producción. Una mala combinación que transforma lo que podría haber sido una buena película en un verdadero bodrio que se hace imposible de seguir atentamente.

calificacion_2

 

 

© Ximena Brennan, 2017 | brennan@asalallena.com.ar | @AnXieBre

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

 

Una Aventura Simple, de Ignacio Ceroi (2017 – Largometraje), por Martín Chiavarino

Señales

El primer largometraje del realizador argentino Ignacio Ceroi es un film sobre una búsqueda obsesiva de un mito alrededor de una misteriosa comunidad que busca utilizar un sistema de comunicación a través de señales en base al sacudimiento de plantas, denominado adkintuwe, un método de comunicación mapuche mencionado por el escritor chileno Roberto Bolaño en su novela 2666.

Tras el descubrimiento de una extraña escultura de complexión humana pero con una pata de tortuga en una excavación arqueológica en las sierras de Tandil, Edgar emprende un viaje hacía la región amazónica peruana para buscar al Shapshico. El duende de la selva en cuestión se asemeja a un mito de la Amazonia peruana, el Chullachaqui, un personaje que hace desaparecer a los viajeros perdidos que se cruzan con él.

La hija de Edgar, María, se une a un grupo liderado por David, un ayudante de Edgar en las excavaciones, y decide ir en busca de los rastros de su padre hasta Perú, no sin antes entablar una relación muy cercana con uno de los miembros de esta banda, Ramiro, que siempre va acompañado de su amistoso y cariñoso perro, Simón.

Ceroi se las ingenia para demostrar de que con una idea simple y una buena dirección se puede lograr una película ágil e inteligente con más ritmo que diálogos. A las buenas actuaciones de Ramiro Bailiarini y Camila Rabinovich se le suma una gran dirección de fotografía de Sofía Rodrigo, que se destaca por algunas escenas en la amazonia peruana y algunas escenas de la Buenos Aires del futuro.

Una Aventura Simple (2017) es un film taciturno y lacónico, con pasajes circunspectos que son intervenidos por escenas musicales con canciones de algunas de las mejores bandas de la escena musical independiente local como Mi Amigo Invencible, Chico Laser y Las Edades, con hermosas canciones que dan cuenta de la delicadeza y la fuerza de las melodías de estas bandas que crecen por fuera del atraso cultural que imponen las discográficas multinacionales en Argentina. El resultado es un film tan sutil como certero que en poco más de una hora narra una historia que dejará al espectador perdido por siempre en la oscuridad de la selva.

calificacion_4

 

 

Nuestra cobertura del festival.

Nuestra cobertura vía Instagram.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.